jueves. 09.07.2020
El tiempo
Navarra Digital

Las avenidas del Ejército y de Bayona contarán con un carril bici bidireccional que unirá el paseo Sarasate y la plaza de Europa

Nuevo carril bici del Ejército y de Bayona.
FOTO: AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA
Nuevo carril bici del Ejército y de Bayona. FOTO: AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA
Las avenidas del Ejército y de Bayona contarán con un carril bici bidireccional que unirá el paseo Sarasate y la plaza de Europa

El próximo lunes comenzarán los trabajos de un nuevo tramo ciclable de casi dos kilómetros, que unirá el paseo de Sarasate y la plaza de Europa, a través de carriles bici bidireccionales que recorrerán Yanguas y Miranda, la avenida del Ejército y la avenida de Bayona. Serán intervenciones tácticas, con apenas afecciones al tráfico y de bajo coste, mediante pintura, separadores de caucho y bolardos de dos colores, según el peligro del tramo concreto. La actuación se ejecutará tramo a tramo según se vayan suministrando los materiales necesarios.

El concejal delegado de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad, Fermín Alonso, y la responsable municipal de Movilidad, Maribel Gómez, han presentado esta actuación que permitirá habilitar con seguridad un nuevo eje ciclable en Pamplona, de este a oeste, para unir el centro de la ciudad con el barrio de San Juan a través de vías de gran intensidad de tráfico como la avenida del Ejército y la avenida de Bayona. Esta intervención se enmarca en la apuesta del Ayuntamiento por alcanzar una ciudad más verde, más ecológica y más comprometida con el clima, facilitando el desplazamiento de la ciudadanía en medios de transporte no contaminantes, como recoge la Estrategia GoGreen, que orienta las actuaciones del área de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad.

En el ámbito concreto de la Movilidad, a estos objetivos, se suma además la actual necesidad de ofrecer alternativas de desplazamiento seguras y facilitar el cumplimiento de las recomendaciones sanitarias, favoreciendo el cumplimiento del lema de la campaña de comunicación puesta en marcha con el lema “Ahora que volvemos a salir, no te encierres en el coche, muévete en bici o caminando”. Por ello, en los últimos meses, debido a la necesidad de favorecer el distanciamiento social, se han acometido intervenciones urgentes en zonas como paseo de Sarasate, la calle Cortes de Navarra, calle Amaya o la calle Bergamín, con peatonalizaciones, actuaciones en pasos de peatones o reducciones de carriles para el tráfico rodado, con las que se pretende priorizar a el tránsito peatonal y ciclista y calmar la circulación de vehículos.

La actuación, de carácter provisional, que se inicia el lunes en los ejes en sentido este-oeste, se llevará a cabo principalmente se llevará a cabo mediante pintura y separadores de caucho. Se instalarán, además, bolardos flexibles en determinados puntos de ese recorrido, donde sea necesario incrementar la seguridad o la percepción de la misma para ciclistas y vehículos (vados, intersecciones, cruces). Esos bolardos serán de dos colores: de color negro en los tramos rectos y de color rojo en puntos críticos donde sea necesaria una llamada de atención para todas las personas y vehículos implicados en la movilidad. Además, se llevará a cabo la rehabilitación de sistemas de saneamiento en algunos puntos; se ejecutarán paradas de bus avanzadas, rampas para acceso de carril-bici y rigolas; se desplazarán líneas de aparcamiento en la avenida de Bayona; y se desplazarán contenedores con la consiguiente retirada de los topes metálicos que los delimitan.

Un carril menos en la avenida del Ejército

Los trabajos se iniciarán por Yanguas y Miranda, donde se conectará el carril bici direccional con los recorridos que ya llegan allí desde la avenida de Gipuzkoa – Trinitarios y desde Navas de Tolosa. El carril bici continuara por la banda de servicios existentes junto a la acera del lado este (la de las viviendas y el centro comercial). Precisamente, en esa zona del centro comercial se eliminarán los contenedores y se reestructurará el tramo de Yanguas y Miranda comprendido entre la calle Estella y el paseo de Sarasate.

Además, se aprovechará esta actuación para acondicionar la trasera de la nueva estación de autobuses y establecer así una nueva conexión ciclable con la calle Vuelta del Castillo a través sendas de ofita.

En la avenida del Ejército, el principal cambio es la pérdida de un carril de circulación en el sentido hacia Iturrama y San Juan (hacia Pío XII y la avenida de Bayona) para incorporar el carril bici bidireccional, que transitará paralelo a la acera colindante con el Palacio de Congresos y Auditorio Baluarte. Se adecuarán también las preferencias en los cruces con Julián Arteaga y los enlaces tanto en las confluencias con Pío XII como en la plaza Juan XXIII. Para garantizar la seguridad de los ciclistas, el carril bici se vinculará con los pasos de peatones, aunque las bicicletas tengan que realizar un recorrido más largo, en el caso de intersecciones o rotondas como las de Juan XXIII.

Se desplazan los aparcamientos en la avenida de Bayona

Lo mismo ocurrirá en avenida de Bayona, donde también se eliminará un carril de circulación de vehículos a motor en dirección hacia la plaza de Europa. El carril transitará pegado a la acera junto a la plaza Monasterio de Azuelo y cruzará para continuar por la avenida de Bayona aprovechando un paso ciclable de la avenida del Monasterio de Velate. En la avenida de Bayona se desplazará la línea de aparcamiento de coches, que no se elimina, dejando el carril bici entre la acera y esa línea de estacionamientos, como ocurre por ejemplo en la avenida de Pío XII. El carril bici seguirá siendo bidireccional y llegará hasta la plaza de Europa.

El dinero para acometer estos trabajos procede de la modificación presupuestaria aprobada en Pleno el pasado 28 de mayo. Se habilitó entonces una partida de 343.000 euros para carriles bici en las avenidas del Ejército y Bayona y en la cuesta del Labrit. Este lunes comienzan las primeras, con las actuaciones en el tramo de conexión de Yanguas y Miranda, con un presupuesto alrededor de los 193.000 euros, y se espera que, a lo largo de este verano, en una segunda fase, se realice una intervención táctica en la cuesta de Labrit de características similares, a partir del anteproyecto encargado en octubre de 2019 y aprobado en marzo de 2020, tras varias sesiones de participación.

Comentarios