viernes. 07.08.2020
El tiempo
Navarra Digital

Un cerezo ha sido plantado en homenaje a las víctimas del coronavirus por el Colegio Oficial de Enfermería de Navarra

  • La plantación simbólica del cerezo fue realizada por tres familiares de víctimas del coronavirus en Navarra
  • Las enfermeras aplaudieron a las ocho de la tarde como agradecimiento a la sociedad
  • Una impresión en vinilo en una de las fachadas del colegio nombra a los 513 voluntarios que aportaron elementos de protección a los sanitarios
Plantación simbólica de un cerezo como homenaje a las víctimas de la COVID-19 en Navarra 

FOTO: CAROLINA VÁSQUEZ CHINCHILLA
Plantación simbólica de un cerezo como homenaje a las víctimas de la COVID-19 en Navarra FOTO: CAROLINA VÁSQUEZ CHINCHILLA
Un cerezo ha sido plantado en homenaje a las víctimas del coronavirus por el Colegio Oficial de Enfermería de Navarra

Bajo el lema “100 días después”, tiempo transcurrido desde el primer llamado de ayuda del Colegio de Enfermería a la ciudadanía, se realizó ayer el homenaje a los fallecidos por COVID-19 y el agradecimiento a todas las personas, empresas e instituciones que ayudaron a dotar de elementos de protección a los profesionales sanitarios.

El acto se llevó a cabo en una plaza junto a la sede del Colegio Oficial de Enfermería de Navarra, en la calle Pintor Maeztu. Plaza en la que cada primavera florecerá un cerezo, árbol que se plantó como homenaje a los centenares de navarros que han fallecido por el coronavirus. La elección del cerezo se debe a su flor efímera, que busca representar la transitoriedad de la vida. Asimismo, esta brota en la primavera, tiempo en el que la pandemia irrumpió en el país. Junto al cerezo se encuentra una placa con la leyenda: “En recuerdo de las personas fallecidas durante la pandemia de la COVID-19 / COVID-19aren pandemiak eragindako hildakoen oroimenez”.

La plantación simbólica del árbol fue realizada por familiares de personas fallecidas por COVID-19: Amaia Zaratiegui Pardo perdió a su madre, Mikel Mendinueta Egaña a su padre y Ana Gracia a uno de sus abuelos.

DSC_0861

Como agradecimiento a todos los que aportaron equipo de protección a los sanitarios, el Colegio Oficial de Enfermería plasmó en vinilo, en una de las fachadas de cristal del colegio, los nombres de los 513 voluntarios que colaboraron en las distintas iniciativas solidarias.

DSC_0973DSC_0979

La presidente del Colegio, Arantxa Osinaga, recordó que “gracias al trabajo voluntario y a las aportaciones económicas se distribuyeron 14.000 batas y 23.000 pantallas, además de 150.000 dispositivos ‘non touch’ y 12.000 salvaorejas”. Así, agradeció a las costureras Tudela, Bera, Sakana, Sangüesa, Pamplona, Mutilva y de las distintas órdenes religiosas; a la Policía Municipal de Pamplona, Policía Foral, Guardia Civil, Cruz Roja, DYA, SAR Navarra, Protección Civil de Tudela; y a las empresas 3Dbide, Kol y Smurfit Kappa. Se proyectaron, además, videos con imágenes de los distintos voluntarios realizando batas de aislamiento y fabricando pantallas de protección facial.

Enrique Maya, alcalde de Pamplona, que estuvo ingresado por coronavirus, agradeció “la profesionalidad, la humanidad y el cariño que transmite el personal sanitario”.

A las ocho de la tarde, los profesionales sanitarios asistentes “devolvieron” los aplausos a la sociedad en símbolo de agradecimiento, tal y como los ciudadanos solían salir a sus ventanas y balcones a aplaudir a quienes se encontraban en primera línea combatiendo el coronavirus. Las enfermeras y enfermeros se encontraban con uniforme y venían de distintos centros en representación de la profesión en toda Navarra: el Complejo Hospitalario de Navarra, Hospital San Juan de Dios, la Clínica Universidad de Navarra, Clínica San Miguel, Clínica Psiquiátrica Padre Menni, Residencia La Vaguada, Residencia Amavir Mutilva y los Servicios de Urgencias Extrahospitalarias.

CONSULTA LA GALERÍA COMPLETA AQUÍ

Comentarios