Sábado. 04.04.2020
El tiempo
Navarra Digital

Los profesionales de Atención Primaria realizan seguimiento telefónico personalizado a los pacientes que están en aislamiento domiciliario por Covid-19

El servicio de Consejo Sanitario ha cuadruplicado su capacidad de respuesta desde el inicio de la epidemia del Covid-19, convirtiéndose en una pieza clave al atender unas 900 llamadas diarias.

Coronavirus.
FOTO: IMAGEN DE ARCHIVO
Coronavirus. FOTO: IMAGEN DE ARCHIVO
Los profesionales de Atención Primaria realizan seguimiento telefónico personalizado a los pacientes que están en aislamiento domiciliario por Covid-19

Los y las profesionales de los Centros de Salud y Consultorios de Navarra realizan seguimiento telefónico personalizado a los pacientes en aislamiento domiciliario por Covid-19, adecuándose tanto a sus circunstancias personales y sociales como a la clínica de su enfermedad. Aproximadamente el 66% de los afectados por esta enfermedad en Navarra se encuentran en esta situación.

La actividad en Atención Primaria se ha reorganizado con objeto de priorizar esta atención, así como para poder atender de manera adecuada otro tipo de patología habitual.

Si un paciente realiza una consulta relacionada con una patología respiratoria aguda, la enfermera realiza una valoración (triaje). Si la clínica es leve, realiza las recomendaciones de autocuidado y aislamiento, y cita al paciente para seguimiento telefónico. Si la clínica fuera moderada o grave, le citará con el médico, quien valorará al paciente y decidirá si el necesita ser visto de manera presencial o el caso puede resolverse por vía telefónica. En caso de ser necesario remitirá al paciente al hospital, el 112 se encargaría del traslado.

En caso de que se decida que al paciente se le haga seguimiento domiciliario, los y las enfermeras de Atención Primaria se pondrán en contacto con él. En la consulta de seguimiento se valoran los síntomas del paciente y se refuerzan los consejos de autocuidado y aislamiento.

A estos pacientes, que deben permanecer aislados mientras sus profesionales de referencia de Atención Primaria así lo consideren, se les informa de cómo deben realizar el aislamiento:

-deben permanecer lo más aislados posible del resto de los convivientes, no recibir visitas, lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, utilizar pañuelos desechables, tomarse la temperatura dos veces al día, y, tomar analgésicos o antitérmicos como el paracetamol en caso de experimentar fiebre mayor de 38ºC, malestar general o dolor de cabeza o muscular.

-en cuanto a la habitación del paciente, debe tratarse de una estancia individual y bien ventilada. Se recomienda permanecer con la puerta cerrada y utilizar un baño propio, si es posible. Si no, hay que limpiar las superficies del baño con lejía.

-para reducir la probabilidad de contagio la persona enferma debe restringir al máximo la salida de su habitación, y, cuando sea necesario salir, llevar una mascarilla. Del mismo modo, cuando alguno de los convivientes deba entrar a la habitación, tiene que cubrirse nariz y boca con una mascarilla o, caso de no tenerla, un pañuelo de tela. Se recomienda también no compartir enseres y eliminar residuos en una bolsa colocada en la habitación, a ser posible en un cubo con tapa y pedal de apertura.

-en cuanto al cuidador, es recomendable que sea siempre el mismo y que no tenga factores de riesgo. Debe lavarse las manos frecuentemente y siempre tras cualquier contacto con la persona enferma, así como al salir de su habitación. Hay que limpiar con material desechable y lejía los objetos y superficies que se toquen frecuentemente. Se les recomienda también que permanezcan atentos a posibles síntomas de contagio, tanto en ellos mismos como en los otros convivientes.

Estos pacientes eviten el contacto con los grupos de población más vulnerables, como embarazadas, niños menores de dos años o con enfermedades crónicas, pacientes crónicos o inmunodeprimidos, y personas mayores.

Desde Atención Primaria se valora, igualmente, el seguimiento de las personas mayores con menor soporte social. Además, se realiza el seguimiento de las personas con procesos agudos o crónicos que lo necesiten, evitando en la medida de lo posible que acudan a los centros de salud y consultorios para prevenir posibles contagios. Cabe recordar que los autocuidados consisten en combinar la medicación con una serie de medidas cotidianas generales que se adecuan a cada situación: alimentación saludable, hacer ejercicio físico, mantenerse sin fumar, evitar o limitar el alcohol, manejar las emociones y controlar el estrés.

El servicio del Consejo Sanitario, en funcionamiento las 24 horas

Ante el reto que está suponiendo la gestión de la crisis de COVID-19, el servicio de coordinación 112 y el servicio de urgencias extrahospitalarias, están teniendo que multiplicar sus esfuerzos para hacer frente al gran volumen de llamadas de personas que llaman con dudas tanto sobre esta enfermedad como sobre otros temas de salud. En este contexto, junto con los centros de salud de Atención Primaria, el Consejo Sanitario se ha convertido en la puerta de entrada en la atención asistencial para las personas que comienzan a presentar síntomas de infección por coronavirus o que tienen dudas sobre la enfermedad.

El servicio de Consejo Sanitario, que nació en 2014 en el marco de la Estrategia de Atención al Paciente Crónico y Pluripatológico, con el fin de facilitar la continuidad asistencial de los pacientes crónicos y como un modo rápido de resolver dudas de salud y cuidados de la población general, ha reorientado su actuación desde la llegada a Navarra de la pandemia del coronavirus.

Para afrontar el reto de la epidemia de Covid-19, el servicio ha reforzado su capacidad de respuesta, pasando de ocho enfermeras a 34, y ampliando su horario hasta cubrir las 24 horas del día. Actualmente, el número de llamadas que reciben diariamente se sitúa en torno a las 900.

Además, se ha puesto en marcha la enfermera de coordinación en el 112, que se encarga específicamente de los posibles casos de enfermedad por Covid-19, en una labor que resulta fundamental para permitir a los médicos de SOS Navarra seguir gestionando el resto de urgencias que se siguen produciendo cada día (unas 350).

El protocolo actualmente vigente para la atención a la ciudadanía en relación con el coronavirus (disponible en la web oficial coronavirus.navarra.es / koronabirusa.nafarroa.eus), indica que las personas que de forma repentina presenten síntomas respiratorios agudos (fiebre, tos o dificultad para respirar), permanezcan en casa y llamen a su centro de salud. Fuera de los horarios de los centros de Atención Primaria, entra en juego el papel del Consejo Sanitario, a cuyo teléfono (948 290290) los ciudadanos pueden llamar cuando se detecten alguno de los síntomas anteriormente referidos y no se trate de una situación urgente, en cuyo caso se debe contactar con el 112. La enfermera que atienda la llamada evaluará los síntomas que refiera el paciente y, si estos son compatibles con una infección por Covid-19 y se trata de una clínica leve, le dará las correspondientes recomendaciones de autocuidado y aislamiento. Además, le indicará que se ponga en contacto al día siguiente con su profesional de referencia de Atención Primaria, quien será el encargado de continuar su atención y acordar el posterior seguimiento. Si empeorara su clínica, desde el Consejo Sanitario se le indica a la persona afectada que contacte con el 112.

Si la clínica es moderada, en horario de mañana, se le indicará igualmente al paciente que contacte por teléfono con el centro de salud que le corresponda para que desde allí valoren si precisa atención domiciliaria. En el resto del horario, este contacto y la posterior valoración la realizarán los servicios de Urgencias Extrahospitalarias, de Urgencias Rurales o el Servicio Normal de Urgencias. Si tras la valoración domiciliaria se considera necesario, se derivará al hospital correspondiente para su ingreso. Si no, se controlará la evolución de su proceso mediante seguimiento domiciliario.

Además del teléfono, el Consejo Sanitario atiende también a través del correo electrónico consejosalud@navarra.es.  En las consultas que se dirijan a través de este correo, además de los síntomas o dudas que pueda especificar el paciente, es conveniente que se indique también un número de contacto por si fuera necesario contactar telefónicamente.

Redefinición del papel de la enfermera de enlace

Junto con el Consejo Sanitario, se ha reestructurado el rol de la enfermera de enlace de los centros de salud. Esta figura, que hasta ahora se encargaba de labores de coordinación entre la Atención Especializada y la Primaria, asume ahora la función de coordinar la continuidad asistencial a los pacientes con infección por coronavirus en los centros de salud. Así, esta profesional será la que se encargue en cada centro de supervisar el seguimiento domiciliario de los pacientes que lo precisen por parte de sus correspondientes profesionales sanitarios.

Una herramienta esencial para la continuidad del paciente crónico

Además del papel que le ha tocado desempeñar ahora en la estrategia frente al Covid-19, el servicio de la Enfermera de Consejo Sanitario mantiene en paralelo la labor para la que fue concebido. El servicio nació en octubre de 2014 para ofrecer una atención que integrara los diversos niveles asistenciales, con el objetivo puesto especialmente en la atención a los pacientes crónicos. Se trataba de ofrecer herramientas a los pacientes para procurar su autocuidado y garantizar su continuidad asistencial fuera de los horarios habituales de atención de los centros de salud. En este sentido, el servicio puede ser utilizado por pacientes, familiares y cuidadores, con el fin de que puedan formular cualquier tipo de dudas sobre cuidados o tratamientos de personas con enfermedades crónicas.   Asimismo, el Consejo Sanitario está abierto a dudas generales que pueda tener cualquier ciudadano sobre temas de salud.

Comentarios