viernes. 07.08.2020
El tiempo
Navarra Digital

Javier Solozábal (Presidente Mancomunidad Sangüesa): "En tiempos de pandemia creo que funciona mejor la sinceridad"

Entrevistamos a Javier Solozábal, que ostenta la presidencia de la Mancomunidad de la Comarca de Sangúesa y es concejal de la AISS en el consistorio sangúesino

Javier Solozábal. Cedida
Javier Solozábal. Cedida
Javier Solozábal (Presidente Mancomunidad Sangüesa): "En tiempos de pandemia creo que funciona mejor la sinceridad"

¿Cómo gestiona una crisis como la del COVID-19 una mancomunidad? En el caso de la de Sangüesa ¿mucho trabajo?

Nuestra mancomunidad gestiona tres servicios esenciales, por lo que no hemos parado nuestra actividad durante el Estado de Alarma. Nos hemos adaptado a las medidas de prevención que indican las autoridades sanitarias para garantizarlos: el abastecimiento de agua potable en alta, que se conduce desde el embalse de Yesa hasta los depósitos municipales; la recogida de residuos, aunque limitándola a lo más básico, pues se ha suspendido la recogida de voluminosos, por ejemplo, para promocionar al máximo que los vecinos no salgan a la calle; y el Servicio Social de Base, que es donde más volumen de trabajo está habiendo ahora y donde, previsiblemente, lo habrá aún más conforme se alargue la crisis sanitaria, que ya lo está siendo también social y económica.


De los servicios que presta su mancomunidad, ¿cuál de ellos se ha visto más afectado? ¿Alguno ha llegado a colapsarse o ha pasado serias dificultades?

No ha habido colapso en ninguno de los servicios, por suerte. Mi mayor miedo es que alguna de las personas que trabajan aquí caiga enferma por Covid-19. En algunos casos la sustitución sería casi imposible, lo que afectaría gravemente a alguno de los servicios. Sin embargo, las trabajadoras del Servicio Social, administrativos y las empresas adjudicatarias de residuos y de agua están siendo muy responsables a la hora de tomar medidas para prevenir posibles contagios.

Ahora mi preocupación está en el Servicio Social de Base, que sea capaz de abarcar todo lo que ya está viniendo. Nuevos casos, más trabajo con el mismo personal y, de momento, con el mismo dinero. Los gobiernos van a tener que dar un empujón presupuestario importante en esta área.

    

¿Cómo han garantizado la seguridad laboral y sanitaria del personal de la mancomunidad que preside?

Se han aplazamiento las reuniones de trabajo presenciales, es obligatorio vigilarse los síntomas antes de acudir al puesto de trabajo, se han hecho turnos y se ha flexibilizado la jornada laboral, se ha promocionado el teletrabajo facilitando portátiles para ello, así como comprar mascarillas y guantes, conseguir pantallas faciales y desinfectar la sede.

Lo más difícil, como en todas partes, está siendo conseguir EPI. En el Servicio de Atención a Domicilio ya usan normalmente material de protección, pero estamos haciendo un esfuerzo extra en esta crisis para conseguir material certificado. Además, hay que asumir que este esfuerzo habrá que mantenerlo durante todo 2020. Será un gasto importante a tener en cuenta.

 

¿Qué tres decisiones fueron las primeras que tomó para prevenir o actuar contra el COVID-19? De todas las que ha tomado, ¿alguna que quiera destacar?

Al día siguiente de la entrada en vigor del Estado de Alarma, el 16 de marzo, redacté y firmé una Resolución de Presidencia con las primeras medidas. Por áreas, podríamos resumir que en la atención ciudadana se ha suspendido la atención presencial y se prioriza la telemática; en el Servicio Social se ha reducido la atención domiciliaria a los casos urgentes y necesarios que se determina bajo criterio técnico y profesional, priorizando un seguimiento telefónico; y en Residuos y Agua en Alta las empresas adjudicatarias de los servicios presentaron sus planes de contingencia y paquetes de medidas ante la crisis sanitaria.

Ahora vendrán medidas fiscales para los ciudadanos. Plantearé a los miembros de la Comisión Permanente el descuento de parte de los recibos de basura principalmente a pymes y autónomos que hayan estado sin actividad e, igualmente, de las tasas de los usuarios del Servicio de Atención a Domicilio que hayan visto reducida su atención presencial. 

 

¿Cómo valora la gestión del Gobierno de Navarra? ¿Y del Gobierno Central?

Sinceramente, es algo que corresponderá a otros e incluso a ellos mismos cuando todo esto se asiente un poco, pero, por lo que a esta entidad local le ha tocado ver, es evidente que ha habido improvisación. Es lógica, en cierta manera, por lo extraordinario de la pandemia, pero las entidades locales quedamos a expensas de sus decisiones y, en ocasiones, han sido hasta contradictorias. El abastecimiento de mascarillas, por ejemplo. El mismo día que en rueda de prensa se decía desde Pamplona que no había desabastecimiento tenía yo un correo en el que reconocían que sí lo había y que no podían mandarnos nada. En tiempos de pandemia creo que funciona mejor la sinceridad. 

 

Usted pertenece a una agrupación independiente de Sangüesa (AISS), ¿ser independiente facilita la comunicación y coordinación con alcaldes y alcaldesas de su comarca?

Esta es una zona de grupos independientes. Prácticamente todos los ayuntamientos están gobernados por ellos, por tanto, todos tenemos presente ese concepto independiente. En lo que respecta a la Mancomunidad, además, no concibo que pueda haber ideología en el agua, en los residuos o en el servicio social. Son servicios básicos. Es verdad que falta conciencia de comarca, pero eso hay que ir cultivándolo poco a poco en todos los ámbitos. Y por eso trato por igual a cualquier alcalde o alcaldesa de la zona. Tenemos que ser conscientes de que el problema de uno es el de todos. Si somos pocos todos juntos, imagínate si vamos por separado…

 

¿Cómo de importante es esa coordinación entre usted y los alcaldes y alcaldesas de las localidades que componen la Comarca?

Es importante en el sentido de lo que aquí llamamos “hacer Comarca”. Y hacer Comarca no es más que conocerse y tener la confianza como para consultarse cualquier asunto propio o común. Es asumir la Mancomunidad como algo propio, de todos, y no como un ente extraño contra el que pelear constantemente. Y nos tiene que dar igual si una idea la propone uno u otro, la cuestión es que si es buena debemos aplicarla. En ese sentido, creo que nadie podrá tacharme de no escuchar cuando se me llama.

 

¿Que previsiones tiene para el futuro en su mancomunidad? ¿Algún cambió previsible para luchar contra la pandemia?

El futuro a finales de 2019 pintaba de una manera algo diferente a la realidad de hoy, pero siguen entre los objetivos algunas cuestiones importantes: nuevas ordenanzas de residuos, agua y servicio social; implantación del quinto contenedor; seguir poniendo en orden las cuentas e impagos que arrastramos; etc.

En cuanto a la pandemia, es evidente que habrá que seguir manteniendo las medidas de prevención por lo menos todo 2020 y contemplar mayor gasto en material de protección. También habrá que hacer cambios en los servicios de recogida de voluminosos, por ejemplo, para que sea más ordenado e higiénico o invertir en renovar contenedores para que sean más accesibles y facilitar la apertura de las tapas.

Comentarios