Navarra Digital

El Complejo Hospitalario de Navarra participará en un estudio de ámbito estatal sobre autopsias a pacientes fallecidos por Covid-19

El objetivo de esta investigación, en la que intervendrán diez centros, es conocer los mecanismos evolutivos de la enfermedad para mejorar las estrategias clínicas y terapéuticas

Equipo del servicio de Anatomía Patológica que realizará el estudio, en la sala de autopsias del servicio de Anatomía Patológica del CHN. De izquierda a derecha: Irene Amat, Raquel Beloqui y Victoria Zelaya, facultativas especialistas de área del servicio de Anatomía Patológica, y Alicia Córdoba, Jefa del servicio de Anatomía Patológica.
FOTO: GOBIERNO DE NAVARRA
Equipo del servicio de Anatomía Patológica que realizará el estudio, en la sala de autopsias del servicio de Anatomía Patológica del CHN. De izquierda a derecha: Irene Amat, Raquel Beloqui y Victoria Zelaya, facultativas especialistas de área del servicio de Anatomía Patológica, y Alicia Córdoba, Jefa del servicio de Anatomía Patológica. FOTO: GOBIERNO DE NAVARRA
El Complejo Hospitalario de Navarra participará en un estudio de ámbito estatal sobre autopsias a pacientes fallecidos por Covid-19

El Complejo Hospitalario de Navarra es uno de los hospitales seleccionados para participar en el estudio sobre autopsias a pacientes fallecidos por Covid-19 que lideran las sociedades españolas de Anatomía Patológica (SEAP) y de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC). Cada uno de los diez hospitales participantes en este estudio multicéntrico realizará cinco autopsias, hasta completar un total de cincuenta, que permitan conocer mejor los mecanismos de evolución de la enfermedad a través de los hallazgos en los tejidos y órganos analizados, con el fin de mejorar el diseño de las estrategias clínicas y terapéuticas frente al COVID-19.

En palabras de Alicia Córdoba, jefa de Anatomía Patológica del CHN, servicio responsable de realizar las necropsias en este centro, “a lo largo de estas semanas, ha ido aumentando nuestro conocimiento sobre el COVID-19 y han mejorado los tratamientos. Esto ha llevado a la mejora de la supervivencia y, cuando no ha sido posible, ha alargado la duración de la enfermedad, lo que seguramente hará más evidente las posibles secuelas en el organismo”.

Según se recoge en las condiciones del estudio, “la realización de autopsias sistemáticas y regladas” puede ayudar a estrechamente a mejorar el conocimiento sobre la patogénesis de la enfermedad, aunque se reconoce que, hasta el momento, “las evidencias procedentes de estudios necrópsicos son muy limitadas”. 

Seguridad de las salas de autopsias

Según puntualiza Alicia Córdoba, “en las fases iniciales de la enfermedad, la Sociedad Española de Anatomía Patológica recomendó no realizar autopsias de pacientes con COVID-19”. Entre las razones que proporcionaba la SEAP para esta recomendación se encontraban tanto el riesgo de propagación del virus a través de este procedimiento post mortem, como la escasez en ese momento de salas de necropsia que reunieran los adecuados niveles de seguridad.

En concreto, los hospitales participantes en el estudio para el que ha sido seleccionado el CHN deben reunir la condición de disponer de una sala de autopsias con nivel de bioseguridad BSL3, que, entre otras condiciones, tiene que contar con un sistema de filtrado de aire de alta eficacia (HEPA), que permita interceptar partículas microscópicas de pocas micras de tamaño. Estas salas, además, han de estar separadas del resto de las zonas de actividad y deben poder precintarse para su desinfección. En la medida de lo posible, el material que se emplee en el procedimiento ha de ser desechable.

El personal encargado de llevar a cabo las necropsias, por su parte, ha de ir equipado también con equipos especiales de protección individual. Los cuatro profesionales del servicio de Anatomía Patológica del CHN que realizarán las necropsias han recibido entrenamiento específico por parte de Salud Laboral para el uso de los equipos y del material, así como de la preparación de la sala.

Desarrollo del estudio

El estudio pretende correlacionar los hallazgos obtenidos en la autopsia con “la expresión clínica y biológica de los pacientes”, es decir, con la sintomatología observada, así como con el resultado de las pruebas analíticas, radiológicas y el resto de la información médica. Para ello, resultará de especial interés la recogida de los datos demográficos, clínicos y epidemiológicos de los pacientes analizados.

Además del análisis de los tejidos obtenidos en la necropsia, se examinarán mediante microscopio electrónico las muestras extraídas de pulmón, riñones, músculo y corazón, y se investigará la presencia de SARS-CoV-2 (coronavirus) en hígado, ganglios linfáticos y grandes vasos, además de en los órganos indicados. Asimismo, se efectuarán cultivos de las muestras pulmonares con el objetivo de detectar posibles sobreinfecciones por hongos o bacterias.

Centros participantes

Los centros participantes en el estudio, además del CHN, son los madrileños Hospital Universitario Ramón y Cajal, Hospital Universitario Puerta de Hierro, Hospital Universitario 12 de octubre y la Clínica Jiménez Díaz; participa también el Hospital Clinic, de Barcelona; los centros andaluces Hospital Universitario Virgen del Rocío, de Sevilla, y el Hospital Universitario Reina Sofía, de Córdoba; asimismo, el vitoriano Hospital Universitario Araba/Instituto Bio-Araba; y finalmente, el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, de Santander.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad