Navarra Digital

Familias se unen en la lucha por la libre educación en España

Pese a que cada vez más familias son las que luchan por la libertad de elegir la presencialidad o no en las aulas, hasta que la Covid-19 no ha invadido nuestros días este tema no ha hecho eco dentro de la sociedad española. La Asociación por la libre educación (ALE) ha ayudado a adentrar este debate con el fin de conseguir la libre educación en el país. Se trata de una asociación sin ánimo de lucro que quiere ser un lugar de encuentro, reflexión y ayuda para todas las familias que eligen educar sin escuela y para todas las personas afines a la búsqueda de una alternativa educativa basada en la libertad.
2020080411533177494
Homeschooling. IMAGEN DE ARCHIVO
Familias se unen en la lucha por la libre educación en España

ALE está compuesta por familias totalmente distintas a las que les une un interés común: han decidido asumir la educación y el aprendizaje de sus hijas e hijos sin delegar esta tarea a terceras personas e instituciones.

      Creen que el Estado debería garantizar diferentes opciones educativas públicas, gratuitas y universales, y facilitar el acceso a otras opciones y a otros modelos educativos, incluida la educación en el hogar. Y, por ello, uno de los fines que persiguen estas familias es la libertad para elegir cómo quieren que aprendan las y los más jóvenes, la libertad para que puedan elegir cómo quieren aprender, dónde, a qué ritmo, con quién o el qué.

-        Si son una asociación que persigue la libre educación es porque ahora consideran que no tenemos libertad, ¿por qué?

      El hecho de que actualmente en España la educación en casa no sea una opción educativa regularizada y que en otros países europeos como Reino Unido, Francia o Portugal sí lo sea nos posiciona en un nivel inferior respecto a la libertad que al respecto existe.

      Nuestro sistema educativo actual se ha quedado obsoleto, aunque hay muchos profesionales del ámbito educativo tratando de cambiar esto, es necesario un cambio profundo del sistema para dar vuelta a la situación educativa actual y que tienda hacia esa libertad educativa.  Se trata de un sistema que se basa principalmente en los conocimientos, no dando ninguna importancia a las necesidades de los y las que deberían ser los protagonistas de esa educación. Se pone el foco en la educación, en lo que se enseña, en cómo se enseña cuando el foco en realidad se debería poner en el aprendizaje y en la motivación que lo impulsa, en qué quieren aprender y en cómo quieren aprenderlo, siendo las personas adultas las que acompañemos ese aprendizaje de una forma respetuosa hacia sus ritmos e intereses. Consideramos que la libertad educativa debe basarse en la libertad de aprendizaje.

-        ¿Por qué es necesario el homeschooling en España? 

La educación en casa o homeschooling es una opción educativa reconocida y regulada en la mayor parte de los países de nuestro entorno geográfico y cultural. Actualmente en España no está reconocida, lo cual genera inseguridad jurídica y social a todas aquellas familias que educan sin escuela.

-        ¿Qué tiene de positivo enseñar a los hijos en casa y no en la escuela?

Educar a los y las menores en familia ofrece una mayor libertad en cuanto a los horarios a seguir y a los contenidos a aprender, pudiendo respetar los ritmos e intereses de los y las menores, sin presiones, sin estrés…, dando la posibilidad de hacer un acompañamiento más personalizado y atendiendo en todo momento sus necesidades emocionales y físicas. También ofrece una oportunidad de estar más tiempo en familia, algo que valoramos mucho las que hemos elegido la educación sin escuela, y que hemos observado que también han valorado mucho las familias que durante el confinamiento han tenido la oportunidad de pasar más tiempo con sus hijos e hijas, descubriendo cómo aprenden, cómo juegan, cómo se desarrollan etc.   

-        ¿Por qué una familia decide optar por la educación en casa?

Hay muchos y diferentes motivos por los que una familia decide elegir esta opción educativa, posiblemente tantos como familias. Generalmente son familias que han tenido malas experiencias en la escuela o instituto (por acoso escolar, fobias, inadaptación a los ritmos impuestos…) y de forma más mayoritaria familias que quieren ofrecer a los y las menores una educación más personal, que respete sus ritmos y sus intereses. Normalmente son familias que comienzan la crianza de sus hijos e hijas con estos valores y cuando llega la etapa de la escolarización obligatoria no quieren cambiar el modo de hacerlo.

-        ¿Están preparados los padres para educar a sus hijos en casa? 

Tal vez aquí habría que plantearse si son los padres y madres las que tiene que estar preparadas para enseñar o si son los hijos e hijas las que deben estar preparadas para aprender. Desde nuestro punto de vista, y teniendo claro que el aprendizaje es inevitable y que todas las personas estamos dispuestas de forma natural a aprender, las personas adultas simplemente deben estar preparadas para acompañar este aprendizaje. Lo que está claro es que esta decisión de educar en casa debe estar basada en una reflexión meditada y responsable por parte de las familias. Es importante un consenso familiar pues se pasa mucho tiempo en familia, y es necesario buscar un equilibrio con lo laboral, formas hay muchas y cada familia tendrá que encontrar la suya.

-        ¿Hay pautas para  impartir el homeschooling?

Teniendo en cuenta que cada familia puede vivir en un entorno físico y social diferente, que está compuesta por personas adultas –con circunstancias diversas, disponibilidad y horarios concretos en cada caso– y menores con necesidades, inquietudes y motivaciones propias, es habitual ver cómo cada familia organiza su día a día de maneras diferentes. Partiendo de aquí nos podemos encontrar con familias que llevan horarios y temarios siguiendo un modelo más parecido a lo que se hace en las escuelas, y también con familias que apuestan por un aprendizaje más autónomo: viven aprendiendo y aprenden viviendo. 

-        ¿Tiene futuro el homeschooling en España?

     Para que el Homeschooling se regularice en España serían necesario dos cosas. Por un lado, una normalización social, que poco a poco la sociedad entienda que nuestra opción es otra opción educativa más. En este sentido se han dado pasos muy grandes en los últimos meses, puesto que muchas familias se han dado cuenta de que existimos y le han dado un valor a lo que hacemos. Por otro lado, una voluntad política, que de igual forma, en la medida que la sociedad vaya empujando hacia modelos educativos más innovadores, no va a quedar otro remedio que mirar hacia Europa y copiar los modelos que ya llevan años reconociendo. De hecho, una Sentencia del Tribunal Constitucional de 2010 dice que la Constitución Española ampararía una reforma de la Ley de Educación en este sentido. 

-        Si al final se permite el homeschooling el próximo curso escolar, ¿creen que muchas familias optarán por esta opción?

      Si nos fijamos en otros países como EEUU, país pionero en el homeschooling, vemos que esta opción es una opción minoritaria y seguramente eso es lo que ocurriría en España. No obstante, la situación de la pandemia va a generar que muchas familias que ni siquiera se habían planteado esta opción, se decidan por ella si les dan la oportunidad de elegir libremente, puesto que a día de hoy no hay respuestas ni soluciones que den tranquilidad a las familias.

-        ¿No creen que con esta opción se priva a los niños de otras cosas que aporta el ámbito escolar? Conocer a otros niños, tener un horario fijo…

Somos seres sociales por naturaleza y como tales, cualquier entorno es válido para socializar. La escuela no necesariamente es el único. Aunque el término literal de educación en casa nos pueda llevar a pensar lo contrario, esta opción toma el hogar como la base desde la cual se plantean actividades que pueden desarrollarse en casa, en el exterior, en familia o compartiendo con el entorno, viajando, viviendo…, propiciando así, de una forma abierta y natural, la participación en la comunidad. 

En cuanto a los horarios y la rutina, son los propios niños y niñas las que se van marcando sus ritmos, dando como resultado unos tiempos que, habiéndose gestado desde la necesidad y la motivación personal, se viven con naturalidad y alegría, lejos de las imposiciones escolares.


 

Comentarios