Navarra Digital

Piqué alerta de las "prácticas ilícitas" de China en materia tecnológica

En la clausura de los II Cursos Europeos de Verano, el exministro español de Asuntos Exteriores aseguró que Europa ya no tiene alternativas "a corto" para desarrollar su propia red de 5G al margen de China y subrayó que la UE solo puede aspirar a ser un "actor de reparto" en el escenario internacional. Y eso en el mejor de los casos, siempre y cuando "profundice en su proyecto político de integración" y sea percibida "como una unidad". Además, remarcó que Estados Unidos "está abandonando sus responsabilidades de gran potencia"
María Chivite.
FOTO: NAVARRA CAPITAL
María Chivite. FOTO: NAVARRA CAPITAL
Piqué alerta de las "prácticas ilícitas" de China en materia tecnológica

 El exministro español de Asuntos Exteriores, Josep Piqué denunció este viernes las "prácticas ilícitas" de China para lograr su liderazgo tecnológico actual. "Son muy dados a piratear la tecnología de los demás. Pero a veces también con prácticas contrarias a la Organización Mundial del Comercio", aseguró. También añadió que el Viejo Continente se enfrenta a una dicotomía en este sentido, ya que quiere "independizarse" del gigante asiático, pero no tiene alternativas "a corto plazo" para desarrollar su propia red 5G. Tras esta conferencia, la presidenta de Navarra, María Chivite puso el punto final a unos cursos que esperan volver con idéntica ilusión y fuerza el próximo 2021.   

Piqué realizó estas manifestaciones  en la clausura de los II Cursos Europeos de Verano, organizada en Pamplona por NavarraCapital.es y Diario de Navarra y patrocinada por el Parlamento Europeo, donde no rehuyó ninguno de los temas que marcan la geopolítica mundial presente y futura, incluso los más descarnados. Así, recordó cómo el Viejo Continente fue perdiendo peso progresivamente desde la época del 3G, cuando las principales empresas de telefonía estaban radicadas en territorio comunitario. Hoy, por el contrario, tres de las cinco primeras son chinas y únicamente Apple no es asiática. Así que su principal opción pasa por crear una especie de "gigante europeo" y pensar ya en el 6G.

Ante ese escenario, "Europa solo puede aspirar a ser un actor de reparto en el futuro escenario internacional", apuntó en un encuentro en el que también colaboraron el Ayuntamiento de Pamplona, CaixaBank, la Comisión Europea y el Grupo Socialistas y Demócratas. Y, además, condicionó ese logro a que la Unión Europea "profundice en su proyecto político de integración y sea percibida en el exterior como una unidad". Una tarea para la que, inevitablemente, los Estados miembros tendrían que renunciar a parte de su soberanía: "Por ejemplo, Alemania sola podría no formar parte del G7 dentro de diez años".

CHINA VS EE.UU.

Por lo tanto, según Piqué, el protagonismo mundial a medio plazo se repartirá entre China y los Estados Unidos, condenados a ser los grandes competidores 'holísticos' de esta nueva época, con Rusia, India o Irán como "actores de reparto" más importantes. De China, el exministro indicó que, tras aprovechar el siglo XX para acumular fuerzas, se ha "quitado la careta" y "ha asumido que quien domine la inteligencia artificial dominará el mundo".

El objetivo de China es "volver a ser el centro" del planeta, como lo fue hasta mediados del siglo XIX. Y con el fin de lograrlo, ha dejado de ser un mercado para Occidente: "Ahora es China la que ve el resto del mundo como su mercado. Aspira a ser el único imperio entre la tierra y el cielo". Así lo reflejan algunas medidas de corte expansionista como el impulso que ha dado a la nueva Ruta de la Seda o su reciente aterrizaje en la cara oculta de la luna. Una actitud que, por cierto, le ha llevado a tener sus primeros encontronazos con vecinos del sudeste asiático o con la propia Europa, con la que hasta ahora "mantenía una relación comercial de cierta amistad".   

Ese movimiento ha coincidido con el repliegue de su 'alter ego': Estados Unidos. Porque el país presidido por Donald Trump "ha abandonado sus responsabilidades como gran potencia, ha pivotado hacia Asia y se ha alejado de sus aliados tradicionales como Europa, Japón, Australia o Corea del Sur", entre otros. En su lucha contra China, los norteamericanos creen que "es mejor ir solo que mal acompañado".  

Pero Piqué no vinculó ese viraje estadounidense hacia al proteccionismo y la política interior exclusivamente a las políticas de Trump. De hecho, advirtió de que ya "está en la mentalidad de la clase política estadounidense", también en la de Joe Biden o la de su número dos, Kamala Harris. La retirada del Acuerdo de París sobre el cambio climático, los aranceles comerciales, su cuestionamiento de la ONU o sus críticas a la OMS, entre muchos otros gestos y medidas, reflejan "un proceso muy profundo y con unas consecuencias enormes". Entre otras, está acarreando un "desacoplamiento de la globalización". Pero también puede suponer "una oportunidad" no prevista inicialmente para los europeos, quienes de este modo y ante la renuncia norteamericana, se pueden convertir en el principal adalid de los valores democráticos y la libertad del individuo.

MÁQUINAS Y PERSONAS

La intervención de Josep Piqué se completó con dos apuntes más. Una sobre la actual crisis sanitaria, de la que dijo que "no es la más letal que haya vivido la humanidad ni de lejos". Es más, hizo hincapié en que las pandemias son frecuentes desde hace años. Pero la del Covid-19, además de ser global, tiene otra particularidad: "Está afectando a Occidente".  

También opinó sobre la cuarta evolución industrial que vive el planeta y llamó la atención sobre su trascendencia. "Las anteriores fueron para sustituir al hombre y su esfuerzo físico por la máquina. Ahora se busca sustituir nuestras neuronas, que haya cosas que piensen por nosotros". Un campo en el que, a su juicio, la Unión Europea sí puede ejercer un rol clave, abanderando el lanzamiento de una legislación que sirva de referencia para el resto del mundo.

El exministro realizó este análisis durante la mesa redonda posterior a su conferencia, en la que también intervinieron el comisario de los Cursos Europeos de Verano, Pablo Zalba, así como la escritora y economista Reyes Calderón. Precisamente, esta última, al hilo de lo expuesto por Piqué, reclamó "una estrategia europea de supervivencia", que sea muy escrupulosa con las restricciones a las empresas. Para ello consideró imprescindible desarrollar "una política común" sobre Inteligencia Artificial basada en la ética, pero no poner "más barreras" de las que ya existen ni aplicar "una superética" que la deje en fuera de juego: "No nos la podemos permitir". 

Finalmente, la segunda edición de los Cursos Europeos de Verano fueron clausurados por la presidenta de Navara, María Chivite quien apeló a la fortaleza de la Unión Europea, que ha salido fortalecida con la pandemia, frente a una Europa anquilosada de la que algunos hablan. Así, para Chivite la Unión Europea ha demostrado que "no es la organización burocratizada y anquilosada que algunos quieren ver, sino la expresión de una pluralidad de pareceres, e intereses, en busca de un bien común". Además, considera que los acuerdos logrados entre diferentes en el seno de la UE "garantizan que sigamos siendo lo que hemos sido y, quizá aún más importante, porque la Vieja Europa, esa tierra de vanguardia y prosperidad, ha salido reforzada en su visión universal y socialdemócrata".  

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad