Navarra Digital

Amapola:”La macrogranja de Caparroso es un despropósito, ¿no lo vais a impedir?”

lamalaleche-6 (1)
Amapola:”La macrogranja de Caparroso es un despropósito, ¿no lo vais a impedir?”
Amapola:”La macrogranja de Caparroso es un despropósito, ¿no lo vais a impedir?”
Están indignadas y rebaten punto por punto las afirmaciones de la dirección de la macrogranja de Caparroso en los medios locales. Ante la inminente visita de las y los parlamentarios a la factoría de leche, Amapola, la portavoz de las vacas insumisas, exige otro modelo de ganadería, menos contaminante y más apegado al territorio.

Hasta ahora os habéis mantenido en el anonimato. ¿Por qué habéis decidido conceder esta entrevista?

Porque el día 2 de mayo la dirección de la empresa dio una entrevista que nos agrió la leche todavía más. Un cúmulo de falsedades y de medias verdades, ajenas a esta realidad que tan bien conocemos y sufrimos. Queremos que conozcáis la otra verdad, esa que se oculta detrás de palabros de dos pesetas como economía circular, biogranja, bienestar, green, desarrollo rural….. Patrañas.

¿Por qué decidisteis haceros insumisas?

Porque hacemos muy mala leche. Porque nadie nos escuchaba, no nos veían. Porque nosotras también amamos esta tierra. Y no la queremos llenar de mierda, de nitratos, de gases. Porque estos es un despropósito, ¿no lo vais a impedir? Porque queremos volver a una ganadería de escala humana y animal. Porque queremos dar buena leche, leche de calidad, sin antibióticos, leche de vacas que ríen.

Después de meses de silencio, la empresa ha anunciado que abren las puertas de la factoría ¿Qué os parece la noticia?

¿Meses de silencio? Sobre todo después de mes y medio de limpieza concienzuda. Desde la denuncia de Greeenpeace no han parado de limpiar el mierdero: han retirado los montones de digestato sólido mezclado con plásticos y han puesto especial cuidado en eliminar la balsa de líquido negruzco que había, en el Soto de la Cueva en una Zona de Especial Conservación. Como ya lo tienen un poco aparente, lo abren a la prensa e invitan a los parlamentarios. Pero, en el fondo, nada ha cambiado. Bueno sí, cada vez somos más, más vacas, más mierda, más purín, más antibiótico, más despropósito.

La empresa insiste en que no hay hacinamiento…

Por fin han reconocido públicamente la cantidad de compañeras que estamos: 8.000 cabezas de ganado, 5.200 somos vacas adultas (de las cuales ordeñan a 4.700) y además 2.800 terneros. Una cantidad que está muy por encima de los permisos actuales que tienen, pero parece que se sigue haciendo la vista gorda. ¿Qué dirán los parlamentarios? ¿Les interesa el tema? ¿No les preocupa?

Presumen del sello de bienestar animal...

¿Bienestar animal? Esos certificados están hechos a la medida de quien los paga. Basta con meterse en la web de Animal Welfair para descubrir que quien lo otorga es una entidad privada y hace falta ser un sádico – con vacas heridas, pasando hambre o hundidas en su propia mierda – para que te nieguen el certificado. No dicen nada de la separación de nuestros hijos en el momento de nacer, de que no nos permiten pastar nunca amapolas en una pradera, de estar encerradas en una jaula, de estar atiborradas de antibióticos…

Dicen que en Caparroso hay una biogranja, no una macrogranja.

Sí, esto es Benidorm. Dime de que presumes y te diré de qué careces. Ya le dijimos a Eroski aquello de que “aunque la mala leche se vista de seda…” por poner en sus envases una foto de una vaca pastando con el fondo de un caserío. Si tan bio es, ¿Por qué no ponen una foto de las instalaciones, todo bio bio? ¿No les gusta el término de macrogranja? ¿Prefieren acaso que le llamemos corralito, el corralito foral?

¿Dónde están las inspecciones semestrales a las que obliga la ley cuando hay infracciones ambientales?

¿Y eso? ¿A qué te refieres?

Tienen mucho poder, mucha mano en la administración y están mal acostumbrados a hacer lo que quieren. El terreno de la granja es comunal, a precio de saldo, Tienen más vacas de las permitidas, obtienen más subvenciones que nadie, le ganan los pleitos a las compañías de seguros y al Gobierno de Navarra, han puesto en regadío centenares de hectáreas que estaban declaradas para aves esteparias, los expedientes sancionadores se han quedado en el limbo… Nada se sabe. ¿Dónde están las inspecciones semestrales a las que obliga la ley cuando hay infracciones ambientales?

La ´última es de escándalo. No figuraba ninguna concesión en el Registro de agua y pocos días después de que Bildu presentara una pregunta en el Congreso, la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Ebro firma la concesión de aguas para la granja.

La empresa asegura que no hay vertidos…

Sí, dicen también que trabajan estrechamente con el Departamento de Medio Ambiente, pero ha tenido que ser Greenpeace quien ha sacado a la luz la existencia de vertidos y parece que les va a seguir siendo difícil ocultar las evidencias. Aconsejamos a los parlamentarios que lean el informe de Marcilla Viva. Aportan datos importantes que demuestran que, en Navarra, el mayor incremento de contaminación de nitratos se ha producido en los acuíferos de las zonas de vertido de digestato. No hay como leer para aprender.

La imagen pública es otra. Se diría que contribuyen a la lucha contra el cambio climático transformando los purines en energía renovable.

Cuéntame un cuento… ¡Claro que producen energía! Ahí está una parte importante del negocio. Porque en la planta de biogás no solo se tratan nuestros purines. Se alimenta también de otros residuos orgánicos de todo tipo: restos de mataderos, lodos de depuradoras urbanas e industriales, residuos de industrias alimenticias, cadáveres bajo el nombre de tejidos animales, residuos urbanos de Pamplona y también de Gipuzkoa. Pagando, por supuesto. Hagamos cálculos, recientemente ha aparecido en la prensa que la MCP paga 27 €/tonelada. Y se tratan del orden de 70.000 toneladas anuales.

Pero, entonces, ¿de dónde llegan esos otros residuos?

Aquí llegan residuos de media península y no hay control. El digestato, lejos de ser un producto que devuelve a la tierra su fertilidad, se convierte en un líquido negruzco de dudosa composición. Hay mucho y está concentrado. Por tanto, no disponen de tierras suficientes para una correcta distribución y aplicación y termina contaminando tierras, ríos y acuíferos. Pero saben vender la mercancía, como el no va más del medio ambiente, de la economía circular, de la energía green y de la transición ecológica. ¿Una palabrita de moda? Economía circular. ¿Más? Objetivos del milenio. Bien, una publicación de Nasuvinsa-Lursarea recoge como ejemplo de buena práctica una iniciativa de HTN porque “aporta alto valor en la consolidación de comunidades autosostenibles, en innovación tecnológica y en cooperación municipal, así como con empresas ganaderas”. ¡Anda ya ! Tócame la amapola!!!!

Hay mucha indignación en tus palabras…

Ya nos dicen nuestras compañeras “les vaches indignées” de la granja de las 1.000 vacas que han cerrado por orden del juzgado en el norte de Francia. “En el biogás hay tanto negocio o más que en la granja”. Y con grandes perspectivas de futuro. Con la ampliación que ya está autorizada, tienen previsto tratar, además de los residuos de la granja, 70.000 toneladas de residuos externos.

Los pequeños ganaderos son una especie en peligro de extinción

¿Y qué me dices de la creación de puestos de trabajo? ¿No contribuyen al desarrollo rural?

Cantos de sirena. Decir decir, dicen muchas cosas, también dicen que hay 80 puestos de trabajo. Aquí en la granja le sobra el cero. Pedid las cifras. ¿Han estudiado sus señorías los datos de explotaciones de ganado vacuno en Navarra en la última década? ¿Cuántos puestos de trabajo de pequeñas empresas arraigadas en el territorio se han perdido? ¿Cuántos pequeñas ganaderas ya no pueden sacarnos a pastar a la pradera? Les están convirtiendo en una especie en peligro de extinción. Tendrán que mantener dos o tres protegidas para que puedan salir en la promoción turística. El resto, estaremos aquí y os daremos muy mala leche, bien agria.

La dirección de la macrogranja se defiende diciendo que las pequeñas explotaciones desaparecen por falta de relevo generacional.

¿Qué van a decir? Por supuesto, provocado por los precios tan bajos a los que se les paga la leche. Las macrogranjas, factorías de mala leche, que se llevan gran parte de las subvenciones y tiran los precios, son en gran parte responsables. Al igual que las grandes distribuidoras. Los ganaderos franceses lo tienen muy claro y aliados con entidades locales, consumidores y ecologistas están consiguiendo defender unas granjas a escala humana y animal. Granjas, estas sí, con vacas que ríen.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad