Navarra Digital

¿Cómo está el alcalde de Pamplona? ¿Cómo está Enrique Maya?

undefined
Enrique Maya, alcalde de Pamplona con Julen Sesma. IMAGEN DE ARCHIVO
¿Cómo está el alcalde de Pamplona? ¿Cómo está Enrique Maya?

Estoy mejor cada día. Los efectos del famoso COVID a nivel personal cada día mejor. Tengo secuelas que por lo que me dicen, se repiten en otros casos. Desde el punto de vista general, indudablemente preocupado por los efectos que la pandemia está teniendo en la sociedad y por los efectos que está teniendo en lo económico. También me genera una cierta preocupación lo que estamos haciendo los políticos. Tenemos una mala percepción porque el ciudadano piensa que no nos centramos en sus problemas y eso me preocupa.

Estamos en plena tercera ola, ¿qué aciertos y qué errores ha podido cometer Enrique Maya en la gestión de la crisis?

Sinceramente creo que han sido más los aciertos que los errores. El mayor acierto ha sido el trabajar junto con el resto de grupos, lo que resulta muy bueno porque así estaban al día de todo y veían que no había ningún tipo de trampa. Eso ayudó a que los grupos fuesen positivos, aunque siempre hay críticas, pero fueron positivos en relación a lo que hacíamos. Errores siempre hay porque tomas decisiones guiado por el día a día y por el momento. Me hubiera gustado haber sido mucho más rápido con el tema de las terrazas de los bares y haber dado una respuesta más inmediata a esa problemática que se estaba generando.

Uno de los éxitos de la legislatura fue sacar adelante los Presupuestos de la ciudad gracias al PSN, ¿ceder en política municipal es signo de fortaleza o de debilidad? Y ¿cuál de todas las medidas que exigía el PSN le costó más adoptar?

“Ceder” parece que es debilidad. Si en vez de hablar de la palabra “ceder” hablas de la palabra “acordar” se entiende que algo hay que “ceder”. Si miramos las enmiendas que presentó el PSN, todas se han incorporado al acuerdo. El PSN de Pamplona ha tenido amplitud de miras para buscar más un acuerdo con condiciones que alejarse del acuerdo. Ninguna de las propuestas del PSN eran tan negativas como para decir que no a un presupuesto de 235 millones de euros que con remanentes acabará en 250.

La medida que menos me gustó fue la relativa a Pio XII. Creo que se hizo muy mal porque se ninguneó a vecinos y comerciantes. Yo hice una campaña muy basada en revertir Pio XII, pero no tenemos mayoría absoluta. Ese tema es lo que más me ha costado, pero sacar adelante estos presupuestos en la situación en la que estamos era prioritario.

Alcalde de Pamplona, Vicepresidente de UPN y líder de Navarra Suma en Pamplona… en opinión de Enrique Maya ¿debe reeditarse la coalición Navarra Suma?

Es imposible que opine como Enrique Maya. En Pamplona la coalición está funcionando muy bien y no estamos teniendo ningún problema. Es mayor lo que nos está uniendo que lo que nos está separando. A fecha de hoy digo que en Pamplona está funcionando muy bien.

También depende mucho de las personas, tenemos la fortuna de que tanto Fernando Sesma (Cs) como Carmen Alba (PP) son dos piezas importantes dentro del organigrama de nuestro gobierno y estamos siendo una piña. Mi valoración es muy positiva.

Por tanto… ¿apostaría por reeditarla en futuras elecciones?

Queda tiempo. Son decisiones que no dependen solo de mí y tal y como está funcionando en Pamplona no veo que tenga que decir otra cosa.

Puede haber razones políticas en un momento dado para tomar decisiones que siempre serán por parte de los afiliados. En los estatutos de UPN figura que las coaliciones que se puedan hacer serán decisión del partido en su conjunto pero insisto, mi valoración en Pamplona es positiva.

Viendo los Plenos Municipales parece que en Pamplona es casi imposible ponerse de acuerdo o encontrar unanimidades en temas importantes, ¿Cómo es la relación de este alcalde con el resto de fuerzas políticas?

En política todos sabemos que hay una parte importante de escenografía, de manifestar lo que se ve de una determinada manera, y luego están las salas de máquinas que es el día a día.

Es cierto que hemos dicho que no vamos a pactar nada con Bildu y lo estoy cumpliendo a rajatabla. Eso no quiere decir que cuando estamos en una comisión o en un pasillo no nos miremos a la cara (ríe), somos personas y eso lo tenemos claro todos.

La relación dentro del equipo de concejales obviamente es mucho más directa e infinitamente más cómoda con las personas del PSN y con las de Geroa Bai que con los de Bildu. Nunca puedes evitar saber lo que representa Bildu en tu día a día, y eso nos pone una barrera muy difícil. Con Bildu pocas bromas, Bildu es Bildu.

Vamos con el programa Coworkids, ¿entiende las críticas de algunos partidos y entidades a este programa? ¿Por qué se ha cambiado el programa? ¿Alguna autocrítica?

Yo entiendo que quienes estaban contratados para desarrollar el programa anterior reaccionen negativamente pero no comprendo que Bildu y Geroa Bai reaccionen de esa manera. Si algo defienden es lo público y la municipalización de servicios y resulta que ahora que vamos a rescatar ese servicio para hacerlo desde lo público, resulta que en este caso concreto quieren que siga igual.

¿Alguien se imagina que si una empresa de alumbrado deja de ganar un concurso que gana otra empresa de alumbrado, la que resultó no adjudicataria empieza a entorpecer la labor de la ganadora? ¿Por qué están haciendo lo que están haciendo estos preventivos y grupos?.  Están entorpeciendo la labor, han ido con cacerolas a presionar a las trabajadoras y siguen haciéndolo.

Entonces te preguntas qué había detrás de todo esto. La reacción de Bildu es extraña, pero deja de ser tan extraña cuando empiezas a ver quiénes o parte de quiénes son algunos de esos grupos y entonces empieza uno a entender.

La realidad es que hemos creado un sistema público para prestar un servicio público y en igualdad de condiciones para todos y pensando únicamente en las personas que se pueden beneficiar del servicio. Estamos muy contentos con el servicio.

Medida que más le ha costado adoptar en lo que llevamos de legislatura.

La suspensión de los Sanfermines, que encima me pilló a la baja, se me hizo muy difícil. Además le tocó anunciarlo a Ana Elizalde.

Las decisiones más difíciles son aquellas en las que ves que no puedes dar respuesta ágil a tantas y tantas necesidades que existen ahora: cesión de locales, subvenciones… y realmente veo que en muchas cuestiones desde el ámbito municipal no hay opción a subsanar o facilitar.

Lo más duro es el día a día de ver a la gente que se dirige al ayuntamiento y al hablar conmigo veo que lo que piden es justo, pero no podemos hacer nada por temas jurídicos, competenciales o de viabilidad.

Algo que quiere realizar antes de llegar al ecuador de la legislatura.

En el plano urbanístico tener el proyecto de Sarasate. Me parece que es muy importante poder ejecutar esa obra. Tenemos muchos temas encima de la mesa como el Coworkids, el Servicio de Atención a Mayores, consolidar el modelo de Escuelas Infantiles en el que se responde al euskera de acuerdo a lo que la gente ha pedido, que se dé cumplimiento a la nueva ordenanza del euskera…, hay muchas cosas.

Queda tiempo para pensarlo pero… ¿tiene intención de repetir como cabeza de lista al Ayuntamiento de Pamplona en las próximas elecciones?

Te aseguro que no estoy pensando en eso, en este momento hay mil necesidades que son prioritarias para los ciudadanos y para mí. Siéndote sincero, a mí el COVID me ha significado un palo en el punto de vista de la energía y tengo que tener en cuenta todo. Siempre, créeme, que pondré en el punto de mira de la decisión lo que yo crea que es mejor para Pamplona.

Te puedo asegurar que no tengo una apetencia personal. Tenía una vida organizada, estoy orgullosísimo de ser alcalde de Pamplona, pero no estoy pensando en que tengo que seguir. El partido tendrá que decidir qué candidato necesita Pamplona. Tengo 61 años, cuando llegue el día tendré 63.

Un libro: Ahora a las noches estoy leyendo la Biblia. Estamos renunciando a unos valores que nos han enseñado y uno de ellos es la religión con la que nos han educado, y no deberíamos esconderlo. Estoy leyendo la Biblia porque quiero leer la Biblia, es un acto de reafirmarme.

Un cantante/grupo: El grupo que más a gusto escucho es “Chicago”. Y cantante Alberto Cortez.

Una canción: Todos los sábados y domingos cojo la tablet y mientras me ducho y afeito me pongo a Roberta Flack. La canción que me encanta es “Killing me Softly”, y Sinatra hace una versión fantástica.

Una comida: Hay muchas. En mente tengo un chuletón.

Una bebida: Un cortado.

Un lugar: La huerta de mi padre.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad