Navarra Digital

CACHOPO SINSINSIN

CACHOPO SINSINSIN.
FOTO: INTOLERANCIASMIL
CACHOPO SINSINSIN. FOTO: INTOLERANCIASMIL
CACHOPO SINSINSIN

Hoy os presento una receta asturiana que se ha extendido como la misma pólvora culinaria por todos los rincones. Lo encontramos con mil rellenos, a veces un tanto extravagantes, en el ánimo de lograr el cachopo más singular, a la vez que hay peleas por tener el tamaño más monstruoso de cachopo.

Este siempre polémico y contundente plato, al que se le discute su tradición verdaderamente asturiana. Incluso, con ánimo peyorativo, se le identifica con un simple filete empanado, o un San Jacobo o con las milanesas argentinas y uruguayas.

Para no entrar en famélicas discusiones, yo os planteo mi versión SINSINSIN (sin gluten, sin lactosa y sin fructosa) del más clásico: ternera, jamón y queso sin lactosa, y en el que os introduzco como novedad la harina de yuca, también llamada de tapioca o mandioca, para el rebozado (¡Ojo!  No confundir con el almidón de tapioca). Perfecta receta para un gran homenaje glotón, pero siempre mejor para compartirlo.

RECETA.

-INGREDIENTES

  • 2 filetes de ternera.
  • 4/6 lonchas de jamón serrano.
  • 2/4 lonchas de queso sin lactosa.
  • harina de arroz.
  • 1 huevo.
  • harina de yuca (o pan rallado sin gluten).
  • Aceite.

PREPARACIÓN

Espalmamos los filetes.

Espalmar: es ablandar las carnes a base de romper las fibras musculares mediante el golpeado, normalmente con una maza especial para ello.

Como no tengo maza usé un rodillo de cocina que también se hace genial.

Os recomiendo usar papel film para ayudar a que coja una forma más rectangular y hacerlo con los filetes en frío.

Podemos doblar o recortar los bordes de nuestra carne para que quede como un rectángulo más uniforme, pero reservad esos trocitos sobrantes.

Montamos el relleno de nuestro cachopo: jamón serrano y el queso.

ponemos más jamón por el otro lado del queso y tapamos con el segundo filete.

Dentro podemos meter esos recortes que nos han sobrado si los queremos aprovechar en el cachopo.

Es buen negocio el envolver el cachopo y guardarlo un rato en el frigorífico para que coja consistencia y sea más fácil de rebozar, ya que así conserva mejor la forma.

Lo pasamos primero por la harina de arroz.

Después por el huevo batido.

Por último, por la harina de yuca (mandioca, o tapioca).

En una sartén con abundante aceite lo freímos.

También podemos hacer una versión menos calórica en el horno, pintando el cachopo por ambas caras con un poquito de aceite de oliva, y hasta que esté doradito.

Como guarnición yo hice unas patatas chips que son el complemento perfecto.

Podéis encontrar más información y recetas en mi Instagram, Facebook y en mis blogs:

https://intoleranciasmil.com

https://elplanetadelossines.com

Aroa I.M.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad