Navarra Digital

Uvesa suspende de forma “cautelar y preventiva” la actividad en su planta de Tudela tras el brote de COVID-19 por razones sanitarias

El Departamento de Salud y la empresa acuerdan un abanico de medidas para garantizar la seguridad de los trabajadores, atajar este brote laboral y posibilitar la recuperación de la producción en los próximos días

NAVARRA DIGITAL
NAVARRA DIGITAL
Uvesa suspende de forma “cautelar y preventiva” la actividad en su planta de Tudela tras el brote de COVID-19 por razones sanitarias

La planta de Tudela de la empresa Uvesa ha decidido suspender de forma “cautelar y preventiva” su actividad a partir de mañana sábado siguiendo las indicaciones del Departamento de Salud con el objeto de recuperar la actividad cuanto antes, garantizando la seguridad de los trabajadores junto a otra serie de medidas que buscan atajar este brote laboral con ramificaciones sociales y laborales en una zona de alta incidencia como es el Área de Tudela.

La decisión se ha tomado tras una reunión celebrada esta mañana entre el director general de Salud, Carlos Artundo, y el presidente del consejo de Administración del Grupo Uvesa, Antonio Sánchez, en la que también han participado técnicos del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN), así como del servicio de Seguridad Alimentaria del propio instituto. El objetivo compartido es proteger la seguridad de los trabajadores y contribuir a atajar el brote en la planta de Tudela con 175 trabajadores afectados por COVID-19, de un total de 640 PCR que se realizaron en un cribado especial el pasado miércoles, cribado que tendrá su continuidad con un chequeo serológico a toda la plantilla.

Técnicos del ISPLN y de los equipos de Atención Primaria, en coordinación con entidades municipales y otros departamentos, trabajan además ya en una “intervención integral y específica” para acompañar y reforzar el rastreo y seguimiento así como facilitar el proceso de aislamiento de los casos y sus contactos.

El director general de Salud, Carlos Artundo, ha comparecido esta mañana ante los medios de comunicación junto con el presidente del Consejo de Administración del Grupo Uvesa, Antonio Sánchez, para informar de la situación en la planta y de las acciones que se van a tomar a partir de hoy. Previamente se habían reunido con la representación laboral y comité de empresa al entender que eran los que primero debían de conocer lo decidido.

Entre las medidas que se van a implantar de forma inmediata, han destacado la realización de pruebas de seroprevalencia a toda la plantilla (pruebas serológicas de alto rendimiento ‘Elisa’), en concreto un total de 713 trabajadores, con la finalidad de proteger la seguridad de su personal y que el retorno a sus puestos de trabajo se realice con los máximos niveles de seguridad. Este tipo de test sirve para medir la situación de inmunidad de la plantilla. Además, la compañía avícola también ha comunicado que se va a realizar una desinfección de las instalaciones de Tudela y otras medidas preventivas (distancia, higiene, equipos….) que han sido acordadas en el marco de los protocolos que deberán ser supervisados por Salud Pública y Laboral. Estas acciones se refieren también al transporte, entradas y salidas de la planta, uso de espacios comunes como comedores y cantina, vestuarios… además, de, lógicamente, los puestos de producción.

Seguimiento epidemiológico e intervención comunitaria

Estas medidas son un refuerzo del sistema habitual de identificación y seguimiento de contactos habitual que se realiza  cuando se detectan positivos con el  rastreo para identificar contactos estrechos en el ámbito social y familiar, lo que  puede traducirse en un incremento de positivos en los próximos días relacionados con este foco.  El brote detectado en la planta de Uvesa en Tudela es, hasta el momento, el más importante en el ámbito laboral registrado en Navarra desde que comenzó la pandemia. De los 175 trabajadores positivos detectados en el cribado especial, 148 residen en localidades de la Ribera navarra (el 54% en Tudela), y 28 entre Aragón y La Rioja.

Dada la dimensión del brote, el abordaje está requiriendo también de una implicación en clave integral y comunitaria en forma de un plan inmediato de intervención social en Tudela y pueblos de la Ribera afectados, más de una docena aunque en diferente grado.  Cuenta con la participación de Atención Primaria, Derechos Sociales, Servicios Sociales de base municipales, Protección Civil, Políticas Migratorias (mediación intercultural)… Su objetivo, mediante visitas domiciliarias a personas en cuarentena o aislamiento, es conocer su situación y facilitar y prestar apoyo en todo lo que necesiten para que el confinamiento sea viable y eficaz. No se descarta la puesta en disposición de recursos intermedios si fuera necesario.

En este contexto -y también para analizar y coordinar las actuaciones en Tudela (en la parte de sus servicios municipales)- el director general de Salud, Carlos Artundo, también mantuvo un encuentro con el alcalde de Tudela, Alejandro Toquero. En los próximos días las instituciones implicadas irán analizando y poniendo en marcha las intervenciones que se consideren adecuadas para la situación epidemiológica.

Comentarios