Navarra Digital

La consejera Gómez destaca el papel de las mujeres rurales en cuidados y suministro de alimentos durante la pandemia del COVID-19

Ha participado en una jornada con motivo de la celebración hoy del Día Internacional de la Mujer Rural, en la que también se ha presentado un estudio sobre violencia de género en la Zona Media y Valdizarbe

Mujer trabajando en el campo.
IMAGEN DE ARCHIVO
Mujer trabajando en el campo. IMAGEN DE ARCHIVO
La consejera Gómez destaca el papel de las mujeres rurales en cuidados y suministro de alimentos durante la pandemia del COVID-19

La consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Itziar Gómez, ha destacado “el importante papel de las mujeres rurales en cuidados en suministro de alimentos durante la pandemia del COVID-19”. Así lo ha indicado durante su participación en una jornada con motivo de la celebración hoy del Día Internacional de las Mujeres Rurales, organizada por el Consorcio de Desarrollo de la Zona Media y Valdizarbe, en la que también se ha presentado un estudio sobre la violencia de género en estas áreas.

La jornada ha girado en torno al tema “Cooperar para avanzar hacia la igualdad en el medio rural” y se ha desarrollado online respetando las normas especiales derivadas de la situación en Navarra de la crisis del COVID-19.

En el transcurso de la sesión, que ha contado también con la participación de Eva Istúriz, directora gerente del Instituto Navarro para la Igualdad / Nafarroako Berdintasunerako Institutua; con Sabina García, presidenta  de la Mancomunidad de Valdizarbe; y con Alejandro Antoñanzas, del Consorcio de Desarrollo de la Zona Media, se han presentado las conclusiones del Estudio sobre Violencia de Género realizado por la Consultoría IBAIN por encargo del Consorcio y la Mancomunidad, y se han expuesto además el programa de acciones que en materia de igualdad se desarrolla de manera coordinada por las entidades organizadoras.

La consejera Gómez ha recordado que la celebración de este día, impulsada desde la Organización de Naciones Unidas, tiene como objetivo crear conciencia sobre el papel y las necesidades de las mujeres rurales y que, este año, el tema central "Construir la resiliencia de las mujeres rurales a raíz del COVID-19", reivindica su papel en esta pandemia, con un trabajo extra de cuidados y del hogar no remunerado que ha ido en aumento.

A ello se suma, ha recordado, “la problemática tantas veces reivindicada por las mujeres rurales de dificultades de transporte y de conexión a internet para el acceso a los servicios de salud, a los servicios sociales, al ocio y a apoyos adecuados en el cuidado de las personas mayores y de los niños y niñas, y para la conciliación de todo ello con su propia vida laboral.” Gómez ha destacado también la importancia que han cobrado en estos meses de pandemia “las mujeres que trabajan en la agricultura y la ganadería de Navarra, y que han jugado un papel esencial en el suministro de alimentos, que en ningún momento nos ha faltado”.

Por su parte, Eva Istúriz ha aludido a los obstáculos a los que cada día se enfrentan las mujeres rurales: menor acceso a los recursos, falta de reconocimiento, empleo de peor calidad, mayores dificultades para una conciliación corresponsable, etc. “desigualdades estructurales en nuestra sociedad que se ven agravadas en el ámbito rural”, ha indicado. La directora gerente del INAI / NABI ha presentado la estrategia basada en el empoderamiento y la transversalidad con la que este organismo actúa en el mundo rural. En este sentido, ha subrayado “el importante trabajo que llevan a cabo las técnicas de igualdad de las entidades locales y los grupos de acción local para eliminar las brechas de género en el ámbito rural”.

Violencia poco visible en 33 municipios y atención desde los equipos de Tafalla y Estella-Lizarra

El estudio “La incidencia de la violencia contra las mujeres en el ámbito de actuación del Consorcio de Desarrollo de la Zona Media y de la Mancomunidad de Valdizarbe se realizó en 2019, financiado desde el Ministerio de Igualdad, a través de la Secretaría de Estado de Igualdad y contra la violencia de género. En su elaboración colaboraron 33 municipios del área: Adiós, Añorbe, Artajona, Artazu, Barasoain, Beire, Berbinzana, Caparroso, Cirauqui / Ziaruki, Enériz / Eneritz, Garínoain, Guesalaz / Gesalatz, Guirguillano, Larraga, Leoz / Leotz, Mañeru, Mélida, Mendigorria, Miranda de Arga, Murillo El Cuende, Murillo El Fruto, Obanos, Olite / Erriberri, Olóriz / Oloritz, Orísoain, Pitillas, Puente la Reina / Gares, Pueyo, San Martín de Unx, Santacara, Tirapu, Ujué / Uxue y Salinas de Oro / Jaitz), agrupados para su análisis en cinco zonas: Aragón, Arga, Valdizarbe, Olite y Valdorba.

Entre los principales resultados del estudio se ha destacado que fueron 69 los atestados Instruidos a través de denuncias policiales en 2019, en su mayoría por violencia física y psicológica en el marco de relaciones afectivas, pareja-expareja. En este aspecto, la gran parte de las mujeres que denuncian son menores de 45 años y la mitad tienen hijas o hijos.

Por su parte, fueron 102 las mujeres en situación de violencia registradas en los servicios sociales de las seis mancomunidades del territorio, con la matización de que en ellos sólo se registra la violencia contra las mujeres que se expresa y se reconoce.

De forma especializada, la violencia en el área se atiende desde los Equipo de Atención Integral a Víctimas de Violencia de Género (EAIVs) de Tafalla y Estella-Lizarra, prestando atenciones de tipo social, educativo y/o psicológico. En 2019 fueron 108 mujeres del territorio las atendidas por ambos servicios que, han señalado, apenas reciben casos de la Zona de Valdizarbe, y tampoco acceden a este recurso mujeres mayores. Tampoco, han matizado, se puede atender desde los EVAIS a las hijas e hijos de las supervivientes, ya que se precisa del consentimiento paterno o de que exista un proceso judicial abierto.

Como singularidades que la violencia contra las mujeres en este territorio, se ha señalado que se trata de una violencia poco visible y que no se percibe en todas sus formas y manifestaciones, en un área con recursos y comarcalizaciones diferentes. Como aspectos positivos se ha destacado que los equipos de atención de Estella-Lizarra y Tafalla suponen un hito para el abordaje especializado de la violencia en el territorio, y que su proximidad al medio rural supone una oportunidad para las mujeres.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad