Navarra Digital

Se insta al Gobierno de Navarra a realizar las gestiones necesarias para que el Estado minimice el impacto negativo de la fusión de Bankia y Caixabank

La Cámara emplaza al Gobierno de España a intervenir para mitigar las afecciones de uno "de los mayores expedientes de regulación de empleo de la historia del sector financiero"
undefined
Diputación Navarra. FOTO GOBIERNO DE NAVARRA
Se insta al Gobierno de Navarra a realizar las gestiones necesarias para que el Estado minimice el impacto negativo de la fusión de Bankia y Caixabank

El Pleno del Parlamento ha aprobado hoy, con los votos a favor de PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Ahal Dugu e I-E y el voto en contra de Navarra Suma, una resolución por la que se insta al Gobierno de Navarra a “realizar las gestiones pertinentes ante el Gobierno del Estado, dado que este posee el 16,11 % de la nueva Caixabank, para que tome medidas concretas que minimicen el impacto negativo de la fusión de Bankia y Caixabank en el empleo, en el número de oficinas y en la reducción recaudatoria que en la Hacienda Foral supondrán los créditos fiscales que obtendrá Caixabank”.

En la exposición de motivos, la resolución impulsada por el G.P. Geroa Bai se remite a la crisis económica de 2008, “una de las más graves desde el crack de 1929”, y a la consiguiente quiebra del estado de bienestar para, tras poner en cuestión la reestructuración del sector bancario acometida so pretexto de lograr un “mayor productividad y competitividad”, poner el acento en el impacto que las fusiones y absorciones derivadas de la obligada conversión de las cajas de ahorro en bancos han tenido, a nivel de prestación de servicios, en el conjunto de la sociedad.

Así, tras dejar constancia de la “pérdida de oficinas, del impulso del autoservicio y del incremento de todo tipo de comisiones”, el proponente se detiene en la participación de Caja Navarra en la creación de Banca Cívica, luego absorbida por Caixabank, y en la reciente fusión de esta con Bankia, una de las entidades rescatadas con los “más de 60.000 millones aportados por el Estado –“apenas se han recuperado 4.000”– a lo largo del proceso de reestructuración del sector”.

En este nuevo marco y una vez consumada la “desaparición de la entidad de referencia de la sociedad navarra” (CAN), se advierte sobre el alcance de “uno de los mayores expedientes de regulación de empleo de la historia del sector financiero español”, consecuencia de la fusión de Caixabank y Bankia, con afección directa en “8.291 trabajadores, 66 de ellos en Navarra, y 1.534 oficinas” llamadas a desaparecer sin tener en cuenta la importante brecha digital existente.

A resultas de todo esto, se solicita la intervención del Gobierno de España para atenuar las consecuencias directas de la unión entre Caixabank y Bankia.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad