Navarra Digital

Una investigación de la Universidad de Navarra analiza cómo la lógica difusa podría ayudar en las decisiones empresariales

La tesis doctoral de Carlos Bejines demuestra la eficacia de determinadas estructuras algebraicas en la toma de decisiones en múltiples campos

Carlos Bejines.
FOTO: UNIVERSIDAD DE NAVARRA
Carlos Bejines. FOTO: UNIVERSIDAD DE NAVARRA
Una investigación de la Universidad de Navarra analiza cómo la lógica difusa podría ayudar en las decisiones empresariales

Contratar a una persona o no hacerlo. Sacar un producto al mercado o no hacerlo. Realizar una inversión en situaciones de riesgo o no hacerlo. Carlos Bejines, doctor por la Universidad de Navarra, ha demostrado la eficacia de la lógica difusa en la toma de decisiones empresariales. Esta disciplina de la Matemática, alternativa a la lógica clásica, recoge información de entornos que contienen incertidumbre, vaguedad e imprecisión. Para ello, toma valores con propiedades similares para obtener un valor que los represente adecuadamente.

La investigación de Bejines podría contribuir a mejorar la toma de decisiones de las organizaciones a través del análisis de las relaciones de equivalencia difusas. “Aunque muchas veces la información o los datos obtenidos son imprecisos o incompletos, la decisión final debe ser nítida, por ejemplo, sacar un determinado producto al mercado. Y es en este proceso donde la agregación de información juega un papel clave”.

 “Las relaciones de equivalencia sirven para catalogar diferentes elementos de un conjunto dado (por ejemplo, formado por personas, números o plantas) a partir de propiedades que tengan en común. La estructura de grupo es inherente en muchos procesos naturales y físicos. Nos ayudan a entender cómo funciona la naturaleza a través de las  leyes matemáticas que lo rigen”, apunta el joven investigador.

Una de las novedades importantes que el doctor Bejines pone encima de la mesa es el conocimiento de cómo se comportan diferentes estructuras algebraicas a través de los operadores de agregación difusos. “A través de ellos, partiendo de unos valores iniciales obtenidos normalmente de forma empírica, logramos un único valor de salida”. Carlos Bejines señala que los datos contienen, en la mayoría de casos, una incertidumbre y que el valor final de salida debe ser nítido para lo cual “es necesario un proceso de desborrosificación”.

Los resultados de esta investigación podrían ayudar al desarrollo de otras disciplinas como la Informática, la Ingeniería o la Física -entre otras-, debido a que el comportamiento de las diferentes estructuras algebraicas -a través del proceso de agregación– pueden constituir en sí mismas unas herramientas fructíferas en estas áreas de conocimiento. “La Lógica Difusa es interdisciplinar y necesitamos la colaboración de muchos investigadores -de distintas áreas-, para generar conocimiento y crear aplicaciones en la vida real”, añade.

El doctor Bejines apunta que este campo tiene un desarrollo doctrinal amplio porque todavía quedan estructuras matemáticas que no están clasificadas. “Conocer la agrupación y distribución de las estructuras algebraicas utilizando operadores difusos ayudaría a entender mejor la naturaleza a través de modelos matemáticos difusos, como ya ocurriera con otras áreas dentro de la Matemática”, concluye.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad