Navarra Digital

El Programa SERFAM acompañará a familias migrantes en procesos de reagrupación

Mediante un convenio firmado este viernes, la Asociación SEI gestionará este programa de la Dirección General de Políticas Migratorias.
140521PM20-Con Convenio
Eduardo Santos y Víctor García se saludan tras firmar el convenio de colaboración. FOTO GOBIERNO DE NAVARRA
El Programa SERFAM acompañará a familias migrantes en procesos de reagrupación

El Gobierno de Navarra y la Asociación SEI han firmado este viernes el convenio que regulará el Programa SERFAM, de acompañamiento a familias migrantes en procesos de reagrupación a menores. Dicho programa, de la Dirección General de Políticas Migratorias, será gestionado por Asociación SEI y contará con una subvención por un importe máximo de 90.000 euros en este año 2021.

En la firma del convenio, que se ha producido en el Palacio de Navarra, han intervenido el consejero de Políticas Migratorias y Justicia, Eduardo Santos; y Víctor José García Morales, presidente de la Asociación SEI – Servicio Socioeducativo Intercultural.

SERFAM es un programa de acogida y acompañamiento a menores adolescentes recién migrados y a sus familias. En concreto, se dirige a grupos familiares que, tras la migración de uno de los progenitores, hayan estado separados y decidan reencontrarse con sus hijos menores. Las familias deberán estar en situación regular y con autorización de residencia y trabajo.

La propia asociación calcula que el periodo medio de separación entre los progenitores y los menores es de en torno a 10 años. En el año 2019, según los datos facilitados por la Oficina de Extranjería, fueron 320 los y las descendientes menores de 18 años que vivieron un proceso de reagrupación.

“Garantizar que vuelvan a sentirse familia”

Este programa quiere garantizar “que esas personas vuelvan a sentirse familia”, ha explicado el consejero Eduardo Santos, quien ha querido poner un ejemplo real de estas historias. Ha relatado un caso de una madre que emigra, deja a su hija de apenas 2 años a cargo “de quien puede”, y ha señalado que “en ocasiones, y cuando es la mujer quien abre camino, hay detrás situaciones de malos tratos, o violencia de género”.

“Cuando ella ha conseguido labrarse ese futuro mejor que buscaba, desea compartirlo. Pero han pasado más años de los que hubiera imaginado estar separada de ellos”, ha relatado. “El bebé de 2 años que dejó es una preadolescente de 12, que, en ocasiones, llega a decir que apenas la conoce”.

Es en esas circunstancias cuando es necesario “revincular, reparar y reestructurar esa familia, rota o al menos separada por el proyecto migratorio”. Para ello, se acompañará a las familias antes incluso del reencuentro, preparándolas para él; se ayudará a reconstruir ese vínculo; o se trabajará con el duelo migratorio de las y los menores, “en un momento clave para la superación del mismo, o al menos para evitar su cronificación”, ha explicado.

Para Eduardo Santos, el programa “recoge la experiencia de más de 20 años del SEI en labores con jóvenes y adolescentes, de familias recién migradas”, un bagaje que va a permitirle gestionar y coordinar con garantías este programa SERFAM.

Prevenir la exclusión y el conflicto social

El programa SERFAM plantea que la reestructuración familiar es la prevención por excelencia de síntomas y situaciones de exclusión o conflicto social. Se basa en tres pilares: la construcción de una red de acogida y acompañamiento; la intervención con familias; y el estudio de la realidad social de estas familias y de la eficacia del modelo.

En relación a la red de acogida que se postula, es clave el trabajo conjunto con los servicios sociales de Atención Primaria y los servicios de asistencia especializada del Sistema de Protección a la Infancia; pero, también, con otros agentes, como el Servicio de Orientación Familiar del Gobierno de Navarra; los centros educativos; la red de Atención de Salud Mental; o las entidades sociales que presten sus servicios a familias. Se prevé, asimismo, la contratación específica de dos terapeutas familiares para este programa.

Se trata, en definitiva, de favorecer la construcción colectiva de un modelo de acogida e intervención social de reagrupación familiar, para que se favorezca así la construcción de una identidad personal, familiar y social integrada.

Una intervención en tres fases

Con respecto a la intervención, esta se plantea en tres fases: el proceso de acogida, la construcción de la pertenencia y la construcción de una identidad familiar y social. No obstante, el acompañamiento en estos procesos de reagrupación familiar se producirá desde fases anteriores al reencuentro, para facilitar la reestructuración del sistema familiar hasta conseguir unas relaciones funcionales y sanas para todas las personas que integran el sistema.

La intervención debe abordar el duelo migratorio, que tiende a cronificarse, y que se trata de un duelo múltiple que incluye la familia y las amistades, la lengua, la cultura, la tierra, el nivel social, el contacto con el grupo étnico o los riesgos físicos ligados a la migración. El duelo migratorio afecta a la identidad de las personas e incluso puede ser transgeneracional, afectando a hijos e hijas de las personas migrantes.

El gasto autorizado para la subvención, un importe máximo de 90.000 euros, proviene tanto de los Presupuestos Generales de Navarra, como de la subvención transferida a la Dirección General de Políticas Migratorias, desde la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas.  La supervisión, control y seguimiento de las actividades del programa SERFAM corresponderá al Servicio Karibu de Acogida y Acompañamiento a Personas Migrantes, dependiente de la Dirección General de Políticas Migratorias.

Comentarios