Navarra Digital

Bienvenidos al otro lado

Así ve la mente de un “supuesto” enfermo mental, un sujeto “supuestamente” sano como yo. Es mi reflexión metafórica entre tanto sufrimiento que hoy comparto con vosotros en mi columna semanal, “Una vida de terapia, una terapia de vida”.
©️ Ilustración MIRIAM LIZASO
©️ Ilustración MIRIAM LIZASO
Bienvenidos al otro lado

Bienvenido al otro lado
donde la noche sonríe,
el día sueña en penumbra, y donde el sol nunca ríe.
Ven a mi mundo, amigo.
No tengas miedo. Yo estoy contigo.
Esta es mi vida.
Eso sí, muchas veces no es fácil encontrar la salida.
Es un laberinto hermoso, lleno de algarabía.
Ya sé que muchos te han dicho que en este lado no hay quien viva.
No hagas caso, no es así, aquí prima la alegría.
Todo es risa, todo es gozo.
A veces el mismo Dios se une a nuestro alborozo.
Aquí los cipreses bailan, los muertos juegan al póker y las prostitutas cantan.
Cantan canciones de cuna y salmos de buenaventura.
Ven a bailar con nosotros, olvídate de tu cordura.
Aquí no hay mentes sesudas, ni siquiera tenemos curas.
El infierno no nos da miedo, lo tenemos siempre a procura.
Nosotros sabemos del diablo y de cualquier otra amargura.

Si, muchas veces se cuela nuestro amigo el sufrimiento.
Cuando las orquídeas se inclinan entre gritos de lamento.
Los vivos vagan en pena, presos de puro tormento.
El dolor es lacerante, en esto ya no te miento.
Pero no te asustes, compañero, incluso esto, es también pasajero.
Aquí sabemos sufrir,
somos doctos en la ciencia del sobrevivir.
Pero lo malo es el miedo, Miedo siempre latente, sensación omnipresente.
Miedo sólido, insidioso.
Miedo puro, pavoroso.
Se te cuela hasta el fondo y te desgarra las entrañas.
Así pues, ya lo sabes, no me vengas con patrañas.
No me cuentes sermones, ni me hables de calma,
cuando no tienes ni idea de lo que uno siente cuando se te hiela el alma.
Aun con todo lo peor es cuando llega el alba.
Entonces las luces se apagan y el sol asoma asustado,
con su luz mortecina, entre triste y apocado.
Aparecéis vosotros, seres de tez sombría,
espíritus dolientes, de alma retorcida y fría.
La bruma nos regala con vuestra compañía.
Vuestro mundo nos es ajeno, ¿Por qué tanta porfía?
Bienvenido eres si, bienvenido mi amigo amado,
pero tienes que saber que, para pasar a este lado,
hay una puerta sagrada que nunca queda a soslayo.
Tiene un detector muy fino y aunque vengas con premura,
solo permite al paso a las muestras de ternura.
Trae contigo aquel frasquito de cuando eras un niño,
aquel frasquito tan bello de esencia de cariño.
Es pequeñito lo sé, pero tiene buen aliño.
Te estaremos esperando en este mundo tan loco,
donde todo vuestro saber parece en verdad bien poco.
Trae tu corazón abierto, deja tu mente a un lado,
dame tu amor consciente, y yo te daré mi mano.
Ahora la luna duerme y el sol acuna a su niña,
tu alma y la mía sonríen juntas, anunciando un nuevo día.

Autor: Javier Elcarte
Ilustradora: Miriam Lizaso

Javier Elcarte Psicólogo, Neuropsicólogo Fundador y Director de Vitaliza

vitaliza logo correcto

www.vitaliza.net

T. 948 199 741 / 606 101 305

E. [email protected]

c/. Irunlarrea, 8 - 1º- of. 13 Pamplona

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad