Navarra Digital

CONOCIENDO A JOSÉ DE LA ROSA, AUTOR DE LA NOVELA ROMÁNTICA 'EL AMOR Y LA IRA'

"En la escritura, como en la vida, postulo por un cambio constante, por una evolución que nos empape, nos convierta en una versión más conectada con nosotros mismos"

José de la Rosa (Sevilla 1970). Aunque estudió audiovisuales y periodismo se dedica al mundo de libro, diseñando y dirigiendo la línea editorial de novela romántica de La Máquina China desde 2004. 

Desde allí organizó junto con Heartmaker las Jornadas de Novela Romántica que durante tres años reunieron en Sevilla a los actuantes más importantes del género en nuestra lengua. Los cursos que sobre este tema he desarrollado desde 2008 son la base del manual “Tú puedes escribir una novela romántica” publicado en septiembre de 2013.

Como autor ha publicado la colección de cuentos “Pequeña historia frívola de 1700” (La Máquina China Editorial), las novelas “La clave Agrippa” (RD Editores) y “Vampiro” (Editorial Santillana). En 2013 salió mi novela romántica “Siete razones para no enamorarse” (Harlequin Ibérica), y el manual “Tú puedes escribir una novela romántica”.

Su última novela 'El amor y la ira'. Las noches de la gran ciudad del desierto, la vida oculta del colectivo LGBT en un lugar donde el amor se condena con la muerte, el colapso de un occidental al enfrentarse a otra realidad, la pérdida de los derechos que se creían conquistados… el amor y la ira.

 

JOSE-DE-LA-ROSA-3-BAJA-300x300
JOSÉ DE LA ROSA autor de la novela romántica 'El amor y la ira'. Foto extraída de su página web https://josedelarosa.es/.
"En la escritura, como en la vida, postulo por un cambio constante, por una evolución que nos empape, nos convierta en una versión más conectada con nosotros mismos"

La primera pregunta obligada… ¿Podrías explicarnos cuándo y cómo se despertó en ti la vocación literaria?

Desde que recuerdo he escrito, pero ha sido en privado, casi como una terapia personal. Unos necesitan hablar con sus amigos, sus terapeutas o sus confesores, y yo necesitaba contármelo a mí mismo.

No me lo tomé como un proyecto hasta que una persona muy querida enfermó de cáncer con un mal pronóstico. Ella siempre había querido escribir la novela que tenía en su cabeza pero, como nos ocurre a muchos escritores, encontraba una excusa para no empezarla. Me di cuenta de que una buena forma de hacerle compañía era narrando su historia, la de esa novela que nunca había tenido tiempo de comenzar. Nos veíamos a diario, ella me contaba, yo redactaba en casa y al día siguiente repasábamos los capítulos. De allí salió la primera novela que me he atrevido a publicar y que, por supuesto, se firmó con su nombre. Ella no llegó a verla. Fue en el año 2000.

¿Recuerdas a quién dedicaste tu primera historia?

Empecé a dedicar novelas muy tarde. Entré en un bucle absurdo. Por un lado, pensaba que aquellas primeras novelas no tenían la calidad suficiente como para dedicárselas a las personas más queridas, y por otro no se las podía dedicar a terceros sin antes haberlo hecho a las personas más queridas.

 La primera novela que dediqué fue «Un lugar donde olvidarte», que se publicó con Harper Collins. Su protagonista es una mujer que sana por medio de su pasión por la fotografía, y se la brindé a mis hermanos, ya que los dos son fotógrafos.

Una manía cuando escribes…

Quizá porque mi cabeza es muy desordenada, necesito mucho orden a mi alrededor. Eso significa que cada cosa de mi casa tiene que estar en su sitio, si no soy incapaz de teclear una palabra.

A un nivel más técnico, soy escritor de mapa, lo que significa que debo conocer a fondo mi novela, lo que sucede en cada capítulo, en cada escena, antes de ponerme a redactar.

¿Cuál ha sido para ti tu mejor escrito?

Me gustaría contestar que el último, pero no tengo argumentos sólidos para defender esta idea. En la escritura, como en la vida, postulo por un cambio constante, por una evolución que nos empape, nos convierta en una versión más conectada con nosotros mismos. Yo quiero creer que eso sucede también con mi literatura.

¿Qué te aporta escribir?

Te cuento una anécdota intrascendente. Cuando alguien cercano cumple años, mis amigos siempre me tienden la tarjeta de felicitación con un «dedícala tú que eres escritor». Yo les digo que cómo es que aún no se han enterado que para lo que ellos necesitan una conversación con un par de cervezas yo requiero escribir 400 páginas.

Eso es lo que me aporta. Me aclara las ideas, me ayuda a entenderme y entender mi entorno, aleja fantasmas, acerca otros…

¿Cómo definirías tu literatura?

Me interesa hablar de emociones, de lo que sucede dentro de nosotros cuando nos tenemos que poner la vida a cuestas. De todas ellas me he ido decantando por el amor. Es un instinto de supervivencia como la sed o el hambre pero que apunta en dirección a algo tan importante para el ser humano como comer o beber, nuestra necesidad de relacionarnos. «El amor y la ira», que es mi última novela, habla, por ejemplo, de cómo enfrentar el amor hacia otra persona en una sociedad, un Estado en este caso, donde está penado con la muerte. Explicado así puede parecer una distopía, pero es real. Esta novela trata sobre la homosexualidad en Oriente Medio, donde se aplica la Sharía.

¿Un escritor debe ser emocional?

Un poeta, estoy convencido de que sí. Un novelista creo que no. A pesar de que yo escribo sobre emociones, es el uso objetivo de la técnica la que provoca las emociones en el lector. Esto quiere decir que en aquellas partes de mi novela donde mis lectores deben sentirse emocionados, yo he debido crear una serie de resortes que se lo provoquen. Y eso lo hago con la cabeza bien fría. Diferente es la sensibilidad. Todo artista debe serlo porque va a tener que seleccionar aquella parte de la realidad que le interese para su obra. 

Si le pidiéramos a la persona más cercana a ti que te describiera, en una palabra, ¿cuál sería y por qué?

Intenso (y permíteme que me ría), pero es que lo vivo todo con una intensidad que después tengo que digerir por medio de mis libros.

Una novela, un autor o autora que te haga vibrar

Mi paisana (aunque nacida en Madrid, reside en Sevilla desde niña), Sara Mesa. Creo que tiene una de las narrativas más sólidas y arriesgadas de este momento. Si no habéis leído «Un amor» os estáis perdiendo una experiencia.

¿Tú mayor logro o éxito en la vida?

Sonreír. Y no por nada dramático del tipo «Yo antes no sonreía», en absoluto. Más bien porque es una de las acciones más fáciles que podemos llevar a cabo y a la vez más transformadoras. No solo para nosotros mismo, fundamentalmente para los demás.

Una película, una canción, un género literario, una estación del año, un color, una frase…

Con la película no tengo dudas: «La noche de Varennes», de Ettore Scola. Me impactó tanto aquella forma de contar la Revolución Francesa que escribí una novela sobre el mismo tema, «Bajo el Puente de los Vientos».

Qué difícil elegir una sola canción, pero me arriesgo con la última que escucho en bucle: ¿«Por qué a mí me cuesta tanto?», de Fangoria con la colaboración del espectacular de Asier Etxeandía.

Como género leo más narrativa, aunque mi preferido es la poesía. Pero la poesía no se lee de la misma manera, hay que tener cierto estado de paz o de agitación que pocas veces logro.

Para la estación no tengo dudas: el verano, a pesar de que en mi tierra superamos con crecer los cuarenta grados. Pero ese calor tórrido es para mí como una buena nevada para alguien del norte.

El amarillo es mi color, como habrás adivinado, así luce el verano, la luz, los campos.

Como frase, esta que leí el otro día serigrafiada en una camiseta y que creo es una estrofa de un tema de Zahara: ¿Recuerdas cómo era ese amor salvaje?

Y por último ¿Qué consejos darías a alguien que quiere ser escritor, o escritora?

Siempre doy el mismo: escribir a diario ya que lo que más nos aleja de la escritura son las excusas para no hacerlo. La principal de ellas «no tengo tiempo». Cuando escribes a diario unos minutos, de repente te das cuenta de que puedes hacerlo por una hora, y más adelante lo has convertido en un hábito y en una novela.

Agradecemos a nuestro querido José su amabilidad y su plena disposición a concedernos esta entrevista.

 

https://josedelarosa.es/

Portada-digital-El-amor-y-la-ira-scaled (1)

“Emocionante, intensa y gozosamente dolorosa. La novela de amor perfecta para los que no leemos novelas de amor” , Fernando Repiso.

“En esta novela de impecable factura tanto la belleza como el desasosiego de un amor prohibido te agarran desde la primera página para confirmarnos cómo de lejos están algunas sociedades de vivir en plena libertad” . Salvador Navarro.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad