Navarra Digital

Detenido un hombre por robar en máquinas de juego mediante el método del cebado o engorde de stacker

Esta técnica consiste en iniciar una sesión de juego en una máquina introduciendo billetes en efectivo y recuperar el importe en forma de ticket sin realizar apuesta alguna para, posteriormente, volver a introducirlo en el terminal hasta cebar la máquina con dinero propio del local

Finalmente, y utilizando una herramienta metálica, fracturaba la máquina y obtenía todo el dinero depositado en el cajetín

El arrestado, que utilizaba la identidad de un familiar para entrar en los locales, realizaba un estudio previo del salón en el que tenía previsto actuar controlando la ubicación de las máquinas, los empleados y su horario de trabajo.

casino-3260372_1920
Máquinas de juego. IMAGEN DE ARCHIVO
Detenido un hombre por robar en máquinas de juego mediante el método del cebado o engorde de stacker

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un hombre que, presuntamente, sustrajo más de 28.000 euros mediante el método del engorde de stacker o cebado de máquinas de juego. Esta técnica consiste en iniciar una sesión de juego en una máquina introduciendo billetes en efectivo y recuperar el importe en forma de ticket sin realizar apuesta alguna para, posteriormente, volver a introducirlo en el terminal hasta cebar la máquina y manipularla con una herramienta metálica para obtener el dinero depositado en el cajetín. El arrestado utilizaba la identidad de un familiar para entrar en los locales y, además, realizaba un estudio previo del salón en el que tenía previsto actuar controlando la ubicación de las máquinas, los empleados en la sala y su horario de trabajo. Los investigadores han constatado que el arrestado ha robado en cinco salones de juego de Madrid.

Detectaron que habían sustraído 5.525 euros 

Las primeras pesquisas tuvieron lugar a mediados del pasado mes de julio cuando los agentes tuvieron conocimiento de los hechos ocurridos en un salón de juego del distrito de Carabanchel en Madrid. Los trabajadores de este local se habían percatado de que uno de los terminales de apuestas deportivas no permitía introducir billetes para realizar apuestas y, además, le faltaba el cajetín de depósito del dinero (stacker) ubicado en la parte inferior de la máquina. Al revisar las recaudaciones diarias del terminal comprobaron que la cantidad sustraída el día de los hechos ascendía a 5.525 euros.

Había solicitado la autoprohibición de entrada en los salones de juego

Tras investigar el control de acceso al local, los investigadores realizaron diversas gestiones y detectaron que una de las personas que ese día habían accedido a la sala no correspondía con la identidad facilitada. Se trataba del autor de los hechos, que contaba con antecedentes por hechos similares y utilizaba la documentación de un hermano para acceder al salón de juego, ya que éste se había inscrito por petición propia al Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego y había solicitado la autoprohibición.

El modus operandi utilizado por esta persona consistía, en primer lugar, en realizar un estudio previo del salón en el que posteriormente actuaría, fijándose en la ubicación de las máquinas de apuestas, así como en los empleados del local y su horario de trabajo. Una vez que decidía cometer el ilícito, el sospechoso seleccionaba el terminal e iniciaba una sesión de juego para lo cual introducía billetes en efectivo y recuperaba el importe en forma de ticket sin llegar a realizar apuesta alguna. Este ticket, facilitado por el local, volvía a ser introducido en la máquina de apuestas para así cebar la máquina con dinero propio del local y con la ayuda de una pequeña herramienta metálica fracturaba la máquina y se hacía con el cajetín y su contenido.

Con toda esta información recabada, los agentes lograron identificar y detener a esta persona, un hombre de nacionalidad colombiana que en los últimos tres meses había llevado a cabo diferentes robos con fuerza, especialmente en la zona sur de Madrid, en los que había obtenido un botín de más de 28.000 euros previo engorde del stacker.

POLICÍA NACIONAL

Comentarios