Navarra Digital

Chus Navajo nos invita a seguir "Sus huellas" en el cuarto adelanto de Cavallería

4bbdac990517b5d313b2cd3ae6e191c4c6103875e5d58a832bdb36b84f86af6a
Chus Navajo nos invita a seguir "Sus huellas" en el cuarto adelanto de Cavallería. NEWS RED SHOES
Chus Navajo nos invita a seguir "Sus huellas" en el cuarto adelanto de Cavallería

Chus Navajo presenta "Sus huellas", cuarto adelanto de su inminente nuevo disco, Cavallería, del que podremos disfrutar por completo este otoño.


El cantautor madrileño no ha querido dejar pasar el período estival sin presentarnos esta composición de pop-rock clásico y luminoso, desde el universo personal del artista. "Sus huellas" es la canción ideal para acompañarnos en el viaje a ese lugar al que siempre soñamos volver.


Se trata de una primera versión en formato acústico del tema que podremos disfrutar dentro de unos meses como parte del que será su tercer trabajo.

La producción de este álbum corre de nuevo a cargo de Candy Caramelo, que en esta ocasión le aporta ese tono soleado que diferencia a "Sus huellas" de anteriores adelantos de Cavallería. Aún así, como no podía ser de otra manera, no pierde de vista el poso melancólico y "marinero" que nos remite a las noches oscuras y solitarias en el faro, continuando así con el tono que recorre y da coherencia a la obra.

 
 
 
¿A dónde marchan esas luces de esperanza, que cada 10 segundos invaden las noches de Cavallería? ¿Podríamos atraparlas? ¿Quedarnos para siempre en esa isla, en esa costa, en esa playa a la que siempre soñamos volver y volver a empezar? Quizá la vida nos empuje mar adentro y nos obligue a remar, pero nunca podrá alejarnos de aquel lugar. Porque nunca encontrarán sus huellas, porque las llevamos dentro y con ellas siempre sabremos llegar.


Una canción escrita por Chus Navajo y producida por Candy Caramelo.
Chus Navajo: guitarra acústica, voz y coros.
Candy Caramelo: bajo, sintetizadores, grabación y mezcla.
Santi Quizhpe: mastering.

 

 

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad