domingo. 23.06.2024
El tiempo
Navarra Digital

Israel y la banalidad del mal

Una ilustración que representa el concepto de 'la banalidad del mal' descrito por Hannah Arendt. Archivo
Una ilustración representa el concepto de 'la banalidad del mal' descrito por Hannah Arendt. La imagen muestra a un burócrata en un entorno moderno de oficina, realizando tareas de manera automática, con sombras o indicios de atrocidades históricas en el fondo. La escena refleja cómo individuos ordinarios pueden cometer actos terribles siguiendo órdenes sin una reflexión moral.
Israel y la banalidad del mal

La teórica política judío-alemana Hannah Arendt en su libro 'Eichmann en Jerusalén', subtitulado 'Un informe sobre la banalidad del mal' hace un análisis del nazi Eichmann desvestido de su vitola de criminal de guerra y visto tan sólo como "individuo unidimensional". Así, según Arendt, Adolf Eichmann no presentaba los rasgos de un psicópata asesino, sino que sería "un simple burócrata que cumplía órdenes sin reflexionar sobre sus consecuencias y sin discernir el bien o el mal de sus actos".

Sobre este análisis Arendt acuñó la expresión "banalidad del mal" para expresar que "algunos individuos actúan dentro de las reglas del sistema al que pertenecen sin reflexionar sobre sus actos", con lo que la utilización por Israel de la tortura sistemática, el apartheid del pueblo palestino, el Genocidio de la población gazatí y demás prácticas malvadas "no serían considerados a partir de sus efectos o de su resultado final con tal que las órdenes para ejecutarlos provengan de estamentos superiores", quedando pues el Gobierno israelí de Netanyahu como el único responsable ante la Historia.

Hannah Arendt nos ayudó pues a comprender las razones de la renuncia del individuo a su capacidad crítica (libertad) al tiempo que nos alerta de la necesidad de estar siempre vigilante ante la previsible repetición de la "banalización de la maldad" por parte de los gobernantes de cualquier sistema político, incluida la sui-generis democracia judía.

Si extrapolamos la reflexión de Arendt sobre Adolfo Eichmann a la situación actual de la Franja de Gaza, "los mandos militares de la Tzahal no presentarían los rasgos de psicópatas asesinos, sino que serían simples burócratas que cumplirían órdenes sin reflexionar sobre sus consecuencias y sin discernir el bien o el mal de sus actos", situación distópica que llevó al activista judío de los Derechos Civiles y superviviente del Holocausto, Israel Shakak a afirmar "Los nazis me hicieron temer ser judío y los israelíes me avergüenzan de ser judío".

Sin embargo, según Maximiliano Korstanje "el miedo y no la banalidad del mal, hace que el hombre renuncie a su voluntad crítica pero es importante no perder de vista que en ese acto el sujeto sigue siendo éticamente responsable de su renuncia".

En 1938, el visionario Einstein avisó de los peligros de un sionismo excluyente al afirmar : "Desearía que se llegase a un acuerdo razonable con los árabes sobre la base de una vida pacífica en común pues me parece que esto sería preferible a la creación de un Estado judío". Sin embargo, dicha tesis se antoja  imposible de germinar en pleno siglo XXI dada la inexistencia en ambos bandos de interlocutores válidos para negociar una paz duradera que lleve implícito el mutuo reconocimiento de los Estados de Israel y el de Palestina. .

Germán Gorraiz López- Analista 

Germán Gorraiz López
Germán Gorraiz López

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad